martes, 26 de julio de 2016

Aquel Nopal de Durango Por Alberto Espinosa Orozco

Aquel Nopal de Durango
Por Alberto Espinosa Orozco



Subió tan alto, tal alto
aquel nopal de Durango
que remontó sin quebranto
sus raíces de cactácea
a la basílica torre
del oeste mexicano
para ser todo un encanto
de gran prodigio y extraño
que entre palomas ya vuela
sobre el frontón de cantera.




No hay comentarios:

Publicar un comentario