jueves, 10 de diciembre de 2015

En Mi Pueblo Por Tulio Duran

En Mi Pueblo
Por Tulio Duran



En mi pueblo cada día despierta
el día que carga a sus hijos como una Madre.
Los recoge en la noche -ahora- más temprano que antes.
El día es un ser que crece todos los días al amanecer.

Y para enseñarnos se hace el muerto
cada noche para decirnos:
Tú que duermes todos los días
no te das cuenta de que la noche
por muy larga que sea siempre tiene un nuevo amanecer.
Mira que tú puedes pero jamás te detienes a pensar
que la tierra es un gran animal que danza
bajo la vigilancia del gran ojo de Dios.

Ese que te lleva y te regresa
como la luvia y la sequía en un ir y volver.
El día despierta a los hombres a las mujeres
a los animales y a los árboles
para que hagan el amor en ese juego lúdico
que-aunque tú no lo creas los multiplica
por mucho que ellos mueran.

¿Dormirá Dios, cerrará sus ojos?
El Sol, ese ojo que siempre nos vigila, jamás lo cierra.
La tierra es la que siempre le voltea la espalda.
Aunque tú no lo creas a la tierra siempre
se le duermen las piernas
Se enferma queda ciega
Y -a veces-ilumina para salvar vidas
y en otros casos desilumina para acabar con ella.

Pues -desde otra óptica semántica- tú ni siquiera
te detienes a reflexionar que solo eres tierra.
Ya lo dijera el hijo de Dios.
"Polvo eres  y al polvo volverás" .


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada