domingo, 13 de diciembre de 2015

Confesión Por Alberto Espinosa Orozco

Confesión
Por Alberto Espinos Orozco



Yo también, como tantos y tantos de nosotros,/
había buscado en mis desvelos la alegría/
en la copa envenenada por la envidia,/
que en su fondo lleva siempre la amargura/
en su vientre el vértigo vacío de la angustia/
y en su cima una nieve perpetua sin dulzura.//

Bebí la copa impura, hasta el fondo, hasta la heces,/
en la noche del tormento en que mi nave/
zarandeada por los vientos y el oleaje/
encalló entre las ciénagas del lodo.//

Mi rostro me acusó como un espejo/
cuando en el lago a los ojos volvió desfigurado/
por la tristeza que el semblante reflejara/
dictando, entre las turbias sombras de la noche,/
la sentencia fatal de su reproche.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada