lunes, 5 de octubre de 2015

Monadología Geométrica: las Posiciones Por Alberto Espinosa Orozco

Monadología Geométrica: las Posiciones
Por Alberto Espinosa Orozco



A.- La izquierda se desnaturaliza y petrifica al reclamar el monopolio de las reivindicaciones, volviéndose totalitaria al desconocer la instancia de lo social o al barrer toda resistencia.

B.- Si la izquierda reivindica sólo el progreso, entonces no se diferencia de la derecha; si se vuelve monopólica e intolerante entonces no puede diferenciarse del fascismo.

C.- Si la izquierda reivindica sólo la inmanencia, no puede entonces distinguirse del existencialismo que se agota en los intereses materiales individuales, siendo propenso a negar toda esencia, ni pueden sus cuadros diferenciarse de una banda de forajidos.

D.- La izquierda auténtica es la que reivindica por tanto alguna idea del hombre o algún ideal trascendente, en la historia o metafísico: ya sea el ideal republicano de la nación, la justicia o el amor de la caridad cristiana, en una filosofía práctica.

E.- La derecha cae en la tentación totalitaria cuando ingurgita totalmente a los representantes de la izquierda en un diestro compadrazgo de siniestros.

F.- La idea, los ideales de la izquierda pueden ser, aunque la izquierda no sea; pero la izquierda no puede ser sin los ideales, sin las ideas.

G.- La esencia de la izquierda está en la reivindicación de causas oprimidas, ocultadas o atropelladas, y en la resistencia frente al poder en el recuerdo, la desocultacion o protección de aquello atropellado, motivado por un ideal de justicia y liberación.

H.- Ideal de la derecha es no sólo la conservación de verdades instituidas, sino en su extremo la reabsorción de todo el sentido de lo social en sus instituciones, para levantar por convención un sentido cerrado de la historia.

H bis.- "No hay más ruta que la nuestra", es una pésima idea dicha desde la izquierda, por cargada a la ultraderecha, pues ningún grupo o partido puede reivindicarlo todo, sino sólo la sociedad entera en su conjunto -y sólo a través de sus individuos.

I.- Por su parte la izquierda se pasa de tueste o cuándo quiere reivindicar lo que es ilegítimo o cuándo intenta vindicar la libertad descendente; los privilegios leoninos de líderes sindicales o los comportamientos que desnaturalizan la esencia humana.

I bis.- En su extremo, la izquierda se extraviado por completo cuándo se postula como iglesia atea del estado y/o adopta posiciones de inquisición, minando con ello la tradición y la raíz misma de lo social.

J.- Contra las ideologías que hacen de dos formulas abstractas religiones de fanátitcos prestos al delirio colectivo, la derecha presume la idea de la pura técnica administrativa de un gobierno sin ideología.

J bis.- Remedio tan tétrico como el mal de la otra ideología, que tras el velo de un opaco paganismo prepara una sociedad de alienígenas satisfechos, criados en el cínico establo de la predación y la eficacia competitiva.

K.- Los extremismos de la derecha y de la izquierda coinciden atrás, tras bambalinas, cuándo los conservadores se vuelven tan progresistas que tocan el cabo de los revolucionarios, quienes se vuelven institucionales por mor del progreso que desean conservar.

L.- La izquierda se desvirtúa cuándo persigue más el poder que la justicia o cuándo actúa motivada por el resentimiento o la violencia.

M.- La derecha se vulgariza cuándo se aleja de la verdad moral o de la tradición y movida por el apetito del progreso se deja arrastrar por las mecánicas del mercado.

N.-   Izquierda, derecha son términos relativos a algo: ese algo es el estado -que de cargarse hacia el progreso y el orden esta a la derecha; si a la izquierda cargado hacia la justicia y las reivindicaciones sociales.

O.-   Institucionalizar las reivindicaciones en el asistencialismo y la justicia en la impunidad o en la jerarquía y revolucionar el progreso en la desigualdad es petrificarse en el centro.

P.-   La posición de centro puede estar adelante, a la luz pública, cuándo cristaliza en la república -cuando es regresión va atrás y entre bambalinas se identifica con los extremos de izquierda o derecha que se juntan.

Q.-   No es la costumbre el fundamento del derecho -contra el materialismo histórico y el existencialismo ateo-, sino el camino justo de la idea: la ley ideal que sanciona y endereza las costumbres.

Q bis.-   Porque en todos los casos es la costumbre la que debe ajustarse a la ley -y no es la ley la que se adapta a la costumbre.

R.-   La derecha tiene como función garantizar un orden ideal que funda el derecho y la jerarquía; se pervierte cuando petrifica el derecho en el procedimiento o perpetua la jerarquía para instaurar la desigualdad perpetrando la impunidad o/y ejerciendo la injusticia.

S.-   La izquierda es salvaguarda de la democracia cuando se enfrenta a la jerarquía para corregir el orden mediante la justicia; se pervierte y amenaza a la democracia cuando borra la jerarquía o llama al desorden o a la anarquía o cuando introyecta arbitrariamente un metanivel que perpetua otra desigualdad u otra impunidad en nombre de la libertad.

T.-   La misión de la izquierda es recuperar el paraíso terrenal; la de la derecha divinizarlo y, sobre  todo, no perderlo.

U.- Perpetuar una imposibilidad, volver la realidad irrealizable, hacer cargar con alguna impedimenta, todas formas menores de hacer posible lo imposible.

V.- El estado ateo es dogmático por necesidad, y al profesar una fe, por más que negativa, es confesional a la vez que moralmente convencional, cuyos consensos de partido cubriendo sin residuos la opinión pública tienden a sustituir toda filosofía por los usos anecdóticos del periodismo.

W.- Cuando por oficio la izquierda amenaza sistemáticamente a la democracia, que es hija de la revolución, se desnaturaliza ya identificándose con los mercenarios, ya al buscar el poder absoluto que anula la libertad, la justicia y los derechos humanos.

X.- El radicalismo de la izquierda es una máscara del fascismo cuando busca perpetuar la impunidad, refuerza la inmutabilidad de los privilegios sometida por la jerarquía del más fuerte, pero también cuando se petrifica en parasita sociedad de rentistas.

Y.- Todo estado se legitima y adquiere su estabilidad al realizar un ideal de justicia; el ideal democrático es el de realizar una convivencia cada vez más humana, solidaria e igualitaria -educación abierta y no servil-, y a la vez una conciencia cada vez más reflexiva y responsable –justicia sin impunidad, transparencia, rendición de cuentas. La función del buen gobierno es, por lo contrario, favorecer la movilidad social, la libertad ascendente libre de impunidad,, teniendo como misión esencial la justipreciación de valores, la ética de los principios, la creación de oportunidades bien remuneradas y la apertura de espacios para la enseñanza y la educación en todos sus niveles.

Y Bis.- El gobierno no puede entonces concebirse como una pura administración eficaz, la cual serviría solo para mantener las anquilosadas posiciones de confort reactivas a los nuevos grupos, preservando prebendas injustificadas o monopolios de mercado o perpetuando la locura educativa fundada en la ortodoxia y el dogmatismo del partido centralizado, pues ello al par de malear la conciencia social, fomenta una sociedad jerárquica arbitraria o una casta intocable y privilegiada basada en la irritante desigualdad.


Z.- Lo humano, esencial contradicción: asunto entregado a la disputa entre los hombres.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada