viernes, 7 de agosto de 2015

El Libre Arbitrio Por Alberto Espinosa Orozco

El Libre Arbitrio
Por Alberto Espinosa Orozco
Cuadros de Alberto Fuster 
   La trampa del libre albedrío no es una trampa: es un responsabilidad, la de estar justificados frente a nosotros mismos, o reflexivamente ante una instancia superior y absoluta, que equivale al juicio. Porque si a debilidades nos vamos, siempre la carne resulta la más fuerte... la más inmediata, la más animal... y cede el espíritu entonces a la debilidad de la carne: a la codicia, a la envidia, a los impulsos lividinales del inconsciente... a las ambiciones del tacto y de la fantasía.... a las ilusiones del deseo, de la vanidad y el orgullo. 
   Porque el instinto, lo menos valioso pero lo más potente (pero que va hacia la muerte = alma inferior); el espíritu, lo más valioso pero lo menos potente (alma superior que en su altura puede comerciar con el espíritu), en la formulación de Max Schler. Visión y tendencia moderna perturbadoramente pesimista -que tal vez se podría revertir. ¿Pero cómo, pero cuándo? Cuando los artistas, purgados de la materialidad de los deseos y de su escoria, despojados del mundo y del pacto con la carne y con la muerte, logren vislumbrar la imagen real de la verdadera potencia del espíritu y apoyarse en él, que es el rostro de Cristo, sin cuyo auxilio el espíritu no puede predominar.
    Porque el libre albedrío no es una trampa, es una puerta: ancha para los que se pierden, angosta, angustiosa, delgada y escabrosa para los que buscan la verdadera vida… que es también la vida eterna.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada