jueves, 2 de julio de 2015

Sobre la Codicia del Tacto O De la Tentación Por Alberto Espinosa Orozco

Sobre la Codicia del Tacto
O De la Tentación
Por Alberto Espinosa Orozco



I
   Hablando fenomenológicamente, el tacto es el más rudimentario de los sentidos, el más burdo y primitivo. Sin embargo es por ello mismo el sentido de la evidencia material y, en cierto sentido, de la ciega justicia, que para establecer un juicio sopesa, precisamente, la evidencia.  Sentido de la resistencia material, del pesar y sopesar las cosas por su peso o densidad, el tacto es susceptible a unas cuantas sensaciones contrapuestas, como son el frío o el calor, la rugoso o lo liso, lo sólido o lo líquido –a las que hay que sumar la sensaciones de las secreciones internas y del correr de los fluidos interiores, de las que según se sabe son más susceptibles las mujeres que los hombre, pues viven, por decirlo así, más cerca de su propio cuerpo.
   Su ´órgano esencial es a no dudarlo la mano humana, sobre la que se desarrolla toda la industria humana, pues la mano es, al decir de Aristóteles, instrumento de instrumentos. La mano diestra, la mano adiestrada especifica una exclusiva del hombre por la cual se le ha querido definir a la especie en los tiempos modernos: por el trabajo manual, no tanto en las manufacturas artesanales sino como operario de máquinas, útiles, utensilios, artilugios, artefactos, instrumentos y… procedimientos, por lo que dentro del de la categoría del homo faber habría que incluir no sólo al operario de herramientas o al operariode aparatos y máquinas vehiculares, sino también a quienes se especializan en manipular papales, al administrador, al litigantes y sobre todo al burócrata… que firman, soban, atesoran y arrastran papeles de aquí para allá, siendo en esos tipos humanos caracterológicos predominante el uso de la mano y por tanto el sentido del tacto.





   Exclusiva de la mano humana es también, sin embargo, una de las expresiones más humanas y nobles de todas: que es la expresión de la caricia. La más nombre por expresar no a distancia sino por contacto el amor de la ternura –amor de la carne que es, qué duda cabe, expresivo del mayor amor, no sexual –aún dentro de lo sexual-, que es el del reconocimiento a lo carnal, a lo carnal en el sentido de lo hermanable, que es el caro amor, al congénere y al amigo, que da a la “carnis” su sentido más espiritual, equivalente a querido, a deseado con puro amor fraterno, materno o paternal.



II
   El tacto es así factor clave de la educación moral del hombre, no menos que de su formación espiritual o artística. Porque más allá del mero adiestramiento mecánico, de la mano vista como herramienta, está la educación y formación de la mano tomado en toda su sensibilidad. Cumpliendo con su función plenamente humanizadora del hombre tenemos entonces no tanto a la escanciadora de vinos cuanto  a los tañedores de cuerdas musicales, que van desde el guitarrista hasta el pianista, siendo el pino también un instrumento de cuerdas. Tañedores de curdas a los que hay que sumar, un poco más lejos, la familia de los alientos, que acompasan su labor aérea pulsando llaves y regulando todo tipo de pivotes con las diestras yemas de los dedos. Más cerca del tacto todavía los percusionistas, hechos todos ellos de vibraciones sonoras realizadas por el batir de sus rítmicos pulsares. 
   La misma función sensibilizadora del hombre la cumple la formación humana de la mano en el dibujo, en la pintura, en la escultura, que se conecta así con el ojo para precisar los movimientos que reproducen la figura visible -o imaginaria e invisible-, dentro de cuya rama hay que incluir a la escritura, forma sui generis y especializadísima del dibujo, relacionada con la voz humana y el intelecto. Educación y formación de la mano que ablanda la curtida labor mecánica de la mano técnica, monótona y extenuante, que vuelve rígida y endurece la mano, reduciéndola a sus puras habilidades maquinales y automatizadas –cuyos movimientos por lo mismo son a la larga sustituidos por los de especializados aparatos y maquinas programadas, valga decir, de antemano o con un propósito productivo acelerado predefinido.



III
   Sin embargo, el sentido del tacto puede tener sus aberraciones, siendo en cierta forma el modelo mismo del extravío. Así sucede con la tentación del robo, de la mano que hace pecar, definiendo ese defecto a quienes siendo amigo de lo ajeno, guardan ningún respeto por la propiedad privada y la consideración mutua entre los hombres. La mano entonces, sin la suficiente formación, se vuelve garra, azuzada por los ojos codiciosos.  


   El tacto en sí mismo, como sentido primitivo que es, puede ligarse al mal en su sentido más inmediato: al del tentador, no ya por sustracción ilegítimo de lo ajeno, sino por su pasión carnal, por su deseo de fundirse con otra carne, que es ya la lascivia o la concupiscencia de la carne. Sentido que al excarcelado por el amor de la carne, por el amor sexual, no reconoce o distingue barreras éticas o morales, saltándose las trancas en el deseo de la mujer ajena, que es el adulterio o en la simple disolución concupiscente, censurada al no considerar que somos algo más que carne encendida, pues el hombre tiene un indisoluble vínculo con los espiritual y con lo eterno.  
   Ceguera moral del tacto, puede decirse, pues el espíritu es luz y sólo puede verse como iluminación: como aquello que aparece a la luz del espíritu. Ceguera moral del tacto y sordera también, pues quien ha sido tentado por la calentura del tacto no está dispuesto ni puede entender las cosas según el orden del espíritu. Problema de educación y de falla en la formación del sentido del tacto y de la mano, cuyas trasgresiones son una especie de ignorancia radical: el no poder ni querer saber de las cosas del espíritu, las cuales huyen también, como repelidas,  por la presencia del pecado.  
   Porque si en algo consiste el pecado es en la transgresión de un orden, en romper con un límite, en violar una norma de aplicabilidad universal -o en romper un limen, en violar algo sagrado. La experiencia del pecado, por todos conocida, consiste así en la de ir más allá de algo, siendo en este sentido una verdadera experiencia metafísica: es tocar, es penetrar, o ser penetrado, por el otro lado del espejo. Por ello sus dos figuras arquetípicas se encuentran en la lujuria y en el latrocinio. Ambas transgresiones muy ligadas por cierto al sentido del tacto, que es fenomenológicamente hablando el más rudimentario, el más primitivo de los sentidos. Nada expresa así mejor en concepto de tentación por los espíritus o las fuerzas del mal que esas dos anomalías del sentido del tacto, que es entre los demás sentidos el que inmediatamente se expresa por medio de la proximidad, del contacto.
   El amante de lo ajeno violenta directamente el orden de la propiedad al agenciarse con un mínimo esfuerzo del trabajo objetivado de una persona, el cual se expresa en alguna pertenencia, sacando de ello una ventaja del todo indebida -máximo cuando su acto no está movido por la extrema necesidad, sino por la ventaja o el abuso (ya sea de fuerza o de confianza). La lujuria, quien no lo sabe, violenta la estructura el orden del afecto mutuo entre las personas, al solicitar un tercero meter las narices donde no lo llaman, como repito, por un desorden en el sentido del tacto, agravado por involucrar las fibras más sutiles e íntimas de las afectos, no es infrecuente que ambas tentaciones vayan de la mano, dando el tipo psicológico perverso del "tentón" -que vendría a ser, dicho sea a la postre, un caso prístino del hombre tentado, seducido por un más allá espiritual, aunque de orden enteramente malsano y negativo.
   Figuras, pues anejas la del ladrón y la del lascivo, cuyo relación está puesta por una enfermedad previa de los ojos, esa lámpara del cuerpo, que por algún motivo se han vuelto codiciosos, salvajes, no formados, tenebrosos, ensombreciendo con ello las facultades del cuerpo humano y enturbiando también el sano juicio o el entendimiento de quienes por propia voluntad, en un uso descendente de la libertad, apagan la chispa natural y divina que suele iluminarlos.  





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada