miércoles, 29 de julio de 2015

La Lucha de Clases Morales Por Alberto Espinosa Orozco



La Lucha de Clases Morales
Por Alberto Espinosa Orozco



I
   Modernidad y rebeldía son palabras, si no sinónimas, cuando menos contiguas, pues es la idea del mundo del hombre moderno, por su mecanicismo y por su materialismo ateo, constitutivamente disolvente y corrosiva de la idea cristina del mundo que, por lo contrario, concibe la realidad constituida esencialmente por seres espirituales (que es la tesis central del personismo); por personas, pues, que a su vez están sujetas, por vía del libre arbitrio y de la fe, a la salvación de sus almas, a la bienaventuranza de sus espíritus,… o la perdición, por la obstinación en sus pecados, a la extinción en la muerte o a la condenación eterna.
   Pero la idea del mundo cristiana ha quedado en nuestro tiempo, si no barrida del todo, si al menos severamente desactivada, reducida, confinada a una antigualla, aislada de los social y de la vida práctica en una especie de epojé o puesta entre paréntesis –reducción de la que en nuestro mundo moderno no se ve como poder salir, por la misma fuerza de la presión histórica y generacional que ha neutralizado, por acción misma de la acumulación y dilatación histórica de las faltas y trasgresiones.  Incluso la noción tradicional y central del pecado, de la culpa moral y religiosa, a quedado como enterrada bajo la tolvanera del inmanentismo moderno, de la novedad y del cambio, de tal manera que los hombres contemporáneos parecieran no saber ya distinguir entre su mano izquierda y su mano derecha.
   Por su parte, las ideologías modernas, al supeditar al conjunto de la cultura toda al sistema de producción y sus empresas se ha configurado, bajo la bandera del progreso y del desarrollo, como toda una compleja religión del inmanentismo, a su vez alimentada por la publicidad y la propaganda, por el arte de vanguardia y la industria de la diversión, desembocando en nuestro tiempo en los vertiginosos totalitarismos robotizantes de los procedimientos administrativos, de los planes y el control del futuro, dejándole como ultimo respirado aparente al sujeto, que se debate en medio de la angustia y desesperación, la entrada en rio del consumo desbocado o la entrega al hedonismo exacerbado.  Como su correlato y complemento necesario actúa, a la manera de pivote cargado de resentimiento, el sólito fenómeno del desdén estimativo y práctico de la persona humana en cuanto tal, cuya beligerancia se ha revelado en nuestro tiempo bajo la especie del descarte, de la exclusión o de la franca persecución de la persona.
   Puede decirse que el fin último de las ideologías de dominio es acrecentar el poder de su oscuro paganismo, borrando del todo el parámetro propiamente religioso, cuyo sentimiento específico es la compleja emoción de la santidad y de la nobleza, de la piedad y blancura, de la pureza y de la sencillez, de la celeste alegría y de la esencia. Con ello la razón misma se ve profundamente trastornada, reducida a la mera prudencia individual acoplada la mundo, al cálculo egoísta o a la astucia –en cuya defensa invoca, sin embargo, alguna causa de justicia o libertad históricamente trascendente que la propulsa, pero que las más de las veces no es más que un parapeto que oculta las verdaderas motivaciones de la voluntad, irracionales, impulsivas, nacidas de tendencias primarias y básicas del propio provecho individual: hedónicas, cráticas o voluntaristas (personalismo).




II
   Las ideologías de domino parecieran así inspiradas por un naturalismo muy cuestionable, ajeno a la cultura y contrario a la raíz misma de lo social, cuyo paradójico evolucionismo pareciera manipulado por el príncipe de las tinieblas, por el bellaco metafísico, que hace la guerra a todo lo que se llama Dios, puro o angélico y que finalmente se lanza contra el hombre mismo por tener un linaje divino.
   Las ideologías, así, mediante todo un entramado de creencias, reforzadas por la publicidad o el lugar común, tienen como objeto torcer el deseo y la voluntad de los hombres para que anhelen sólo cosas terrenales, materiales, o para cultivar los deseos de la carne, terminando por comportarse, endurecidos por el orgullo y la codicia o desmayados en la vanidad, ya como lacias mujeres, ya como caballos desbocados que se precipitan feroces sobre la mujer del prójimo, ya cometiendo torpeza sexual los unos con los otros o las otras con las de su mismo género –abriendo con ello la puerta de la tiniebla, pero también la de la burla, la vergüenza y la perdición moral. Por contrapartida estratégica, la rebeldía metafísica tiene como objeto, a su vez, disminuir y diezmar a los justos, robando y saqueando a los que no se portan mal, lanzando sobre el pueblo santo crueles temporales y tormentas, orillándolos así ha  crecer entre espinas, con gran aflicción y desamparo.
   Imposible no mencionar el fenómeno sólito de la rebelión de los discípulos, quienes presos por los cambios de la modernidad y sus novedosos herejías, rechazan los valores tradicionales, constantes, eternos, precipitándose así en el ambiguo dominio de lo ideológico y su congénito relativismo moral,  para desfilar en masa al precipicio de del nihilismo, instalándose en la nada muerta, o sumergirse en la dimensión onírica y surrealista de la transvaloración de todos los valores anhelando, no la alegría del maestro generoso o que genera en la formación de sus hijos espirituales, sino el deseo de poder, de riqueza, de vedetismo y brillo social, degradando incuso la filosofía en la política al amoldarse a las circunstancias, pero reforzando en cambio al ángel rebelde, al soberbio que hay en el hombre, pugnando inútilmente por dejar atrás en su orgullo al maestro junto con la tradición, por mor de la independencia y la individualidad, de la urgencia de la vida o el cambio, pero siendo en el fondo aprisionados en las cadenas del embotamiento y malestar moral de la rebelión y el nihilismo. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada