domingo, 7 de junio de 2015

Don Fernando de la Campa Cos Por Prof. Salvador Vidal

Don Fernando de la Campa Cos
Por Prof. Salvador Vidal



  Debemos a Bernardo del Hoyo Calzada la transcripción del artículo de Salvador Vidal, la presentación y los comentarios finales.[1]
   En el año de 1943 el buen historiador don Salvador Vidal escribiría por primera  vez un artículo dedicado a don Fernando de la Campa y Cos[15], es la persona que más se centra en la vida del Conde aunque con alguna inexactitudes, como veremos más adelante, para esto copiare integro su artículo que dice:

Fragmentos de Historia. Don Fernando de la Campa Cos.
Para la Revista “Chicomostoc”.
Por el Prof. Salvador Vidal.

   “Dice el eminente escritor francés, Ernesto Renán: “Una voz está dentro de nosotros que sólo saben oír las almas buenas y grandes, y esta voz nos grita, sin cesar: la Verdad y el Bien son el fin de tu vida; sacrifica lo demás a ese objeto.”
El Señor de la Campa Cos, realizo felizmente este aserto de Renán, con todas las piedades de su acción, con toda la pureza de su altruismo y con toda la belleza de su bondad.
D. Fernando de la Campa Cos, Conde de San Mateo Valparaíso, Coronel de Infantería Española y Caballero de la Orden de Alcántara, fue originario de las Montañas de Burgos. Nació en el año de 1699 y se avecindó en esta ciudad de Zacatecas en el año de 1715, a la edad de dieciséis años.
Dice su información de méritos, que se portó con toda decencia y moderación y que los jueces eclesiásticos y seculares, jamás le hicieron alguna observación ni publica ni secretamente.
Fue Mayordomo de las Cofradías del Santísimo Sacramento, el Santísimo Cristo en la Parroquia y la de San Juan Nepomuceno. Concurrió en la erección de esta última siendo primer Mayordomo, le levantó altar a esta imagen e impetro de Su Santidad, indulgencias y privilegios para ella.
Fue Ministro de la Tercera Orden del Señor San Francisco. En el convento de este nombre mandó construir una bóveda; un colateral en el Colegio de Guadalupe; un trono a Nuestra Señora de los  Dolores, de la Compañía de Jesús, en que gastó mil quinientos pesos; dio limosna para la obra de la Parroquia y por él contribuyeron los mineros, para esta misma construcción, con una cuartilla en cada marco de plata y una piedra de mano, en cada mina.
A principios del siglo XVIII construyo en plació para habitación de su esposa, la señora María Rosalía Dosal Híjar de Lamadrid, que se conoce  con el nombre de “Casa de la Condesa”.
Para la construcción de la Iglesia del Real de Fresnillo contribuyó con cuatro mil pesos.
Hizo la Iglesia del Convento de Santo Domingo del Real de Sombrerete, importando esta obra más de cuarenta mil pesos y ahí se establecieron Cátedras.  
Dio seis mil pesos para construir aulas en el Colegio de la Compañía de Jesús y dio otros seis mil pesos para que se estableciera en dicho Colegio, una cátedra de filosofía.
Suministraba todo lo necesario para el Colegio de Niñas y dio seis mil pesos para que en el lugar de Cos, en las Montañas de Burgos, se estableciera una escuela para niños y una capellanía para que cada semana les dijesen misa.
Para el Convento e Iglesia de las Madres Capuchinas de la ciudad de Barbastro, fue comisionado por el señor Juan de Olivan Rebolledo, Auditor General de la Guerra de estos Reinos y Oidor de la Real Audiencia de México para que colectara limosnas en estos lugares, y en dos años remitió la cantidad de dos mil quinientos pesos.
A los conventos mendicantes, que eran ocho en esta ciudad de Zacatecas y a los pobres de la cárcel, les daba un cuarto de carne cada semana. Contribuyó mucho para el convento de San Diego de Aguascalientes y dio órdenes para que los P.P. misioneros de la Compañía de Jesús en el Nayarit y al Padre Margil en la conquista espiritual de Texas, se le diera todo lo que necesitaran.
Sostenía a los sacerdotes de sus haciendas y ayudó a cuatro jóvenes para que se ordenaran, dándoles para su estudio, seis mil pesos a cada uno.
 Construyó en sus haciendas veintiuna iglesias entre ellas, la muy distante del Valle de Ameca en Chalchihuites, habiendo conseguido que estas iglesias fueran Ayudas de Parroquia.
Par la expedición de Texas, presto al Gobierno más de setenta mil pesos por no haberlos en las Cajas Reales y ayudó para la expedición del Nayarit, con cincuenta caballos y doce hombres armados, a su costa.
En la reconquista de veintiún pueblos en Tepic en 1702, en tiempo del Duque de Alburquerque, el General D. Antonio de la Campa Cos, su hermano, contribuyó con cien hombres armados y D. Fernando ayudó con veinticinco y lograron la empresa sin costo del Real Erario.
En la sublevación de los indios de San Andrés del Teul y otros de la Sierra Madre, por encargo del Presidente de la Audiencia de Guadalajara, D. Toribio de Rodríguez de Solís, socorrió con víveres y caballos a más de sesenta hombres, y para contener estos indios fundó tres poblaciones con iglesias en San Ildefonso de los Corrales, San Fernando del Valle de Ameca y Santa Teresa.
Fundo otras dos poblaciones con sus iglesias en Santa Gertrudis y Santiago, por Durango, para contener y evangelizar a los indios caribes (sic) y contribuyó con cien mulas para desaguar las minas del Real de Sombrerete.
Trabajó las minas de Urista por la que se beneficiaron las minas de Vetagrande, y en el comercio y minería tenía repartidos más de trescientos mil pesos.
Administro el abasto de carne de esta ciudad durante seis años, y en ese tiempo no subió el precio de la carne como sucedió en México y otras ciudades.
Sirvió de Alcalde ordinario en los años de 1718 y 1719, viendo por los privilegios de la ciudad; socorría a los pobres, en su casa era una hospedería y dio cincuenta sitios de tierra para que los misioneros del Nayarit los poblasen.
En el año de 1732 se fue de esta población a darles a sus hijos la herencia materna y el vecindario de esta ciudad con el M. I. Ayuntamiento, hicieron una petición al Virrey para que le suplicase a D. Fernando que volviese a Zacatecas.
 Su cadáver se encuentra depositado en la capilla mayor del que fue Convento de Santo Domingo, en Sombrerete.
En la historia de Zacatecas el nombre de D. Fernando de la Campa Cos debe conservarse con gratitud. Zacatecas, 16 de agosto de 1943”.
 Algunas de las inexactitudes del Prof. Salvador Vidal son: que nació en el año de 1699, cuando fue en 1676, también que la casa que construyó para su esposa la señora María Rosalía se le conoce con el nombre de la Condesa, cuando la casa que construyó en 1715 cuando se avecindo en Zacatecas y construyó para su esposa María Rosalía fue donde hoy es la Preparatoria Nº 1 de la U. A. Z.  Y la casa conocida por de la Condesa que es en la antigua plaza de Villarreal hoy Jardín Independencia, fue construida en 1732 para casarse nuevamente en 1733 con la Señora doña Isabel Rosa Catarina Ceballos Villegas, madre de la Condesa doña Ana María de la Campa Cos. Otro dato que no aclara bien el Prof. Vidal es lo referente a la ayuda de Sacerdotes cuando dice que les dio seis mil pesos a cada uno y es que la verdad fue que fundó cuatro capellanías para que estudiasen y se ordenaren de Sacerdotes, capellanías que gozaron de por vida y que después de muertos pasaron a otros capellanes dichas capellanías. Y no todas las capillas fueran ayudas de Parroquia sino solo unas tres o cuatro.
El Profesor Salvador Vidal publico además de este artículo algunos trabajos en folletos y libros, continúo con el Bosquejo Histórico de Elías Amador con dos tomos más. Y en los folletos donde menciona más información sobre don Fernando de la Campa y su familia son en los folletos: Miscelánea. Datos de la Época Colonial comprendidos en los años 1578-1810. Zacatecas 1972. Estudio Histórico de la Ciudad de Zacatecas. Publicado  en la Tip. De Enrique García, sin fecha. Además de otro folleto sobre la catedral de Zacatecas, donde apenas hace alguna mención del Conde de San Mateo.




[1] Ver Historia de la Diócesis de Zacateas. Martes, 31 de marzo de 2015. Bernardo del Hoyo Calzada, La vida religiosa del conde Don Fernando de la Campa y Cos. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada