lunes, 30 de marzo de 2015

Sobre la Libertad Irresponsable Por Alberto Espinosa Orozco

 Sobre la Libertad Irresponsable
Por Alberto Espinosa Orozco




   El oximoron de la libertad irresponsable sólo puede salvarse si se habla de la oscura claridad, de la luz negra, producida por una libertad entendida en términos de los máximos derechos conquistados (de pensamiento, de los instintos individuales, de las creencias), es decir de la libertad contractual, de esa especie de derecho de paso que en nada compromete, que en nada responsabiliza, teniendo por tanto muy poco que ver con el problema de la libertad en sí -que es básicamente el ser responsable para con uno mimo en cada acto que se realiza, de estar justificado, en última instancia, ante uno mismo.

   El derecho a la libertad, conquistado por la Revolución Francesa, no es sino aquella libertad exterior, automática, que funciona como un mero permiso de circulación, como algo otorgado por otro, que por tanto no compromete a la persona; mientras que la verdadera libertad significa poder responder a cada acto que uno realiza en la vida, en el sentido positivo de volverla fértil, creativa. En cambio una libertad descendente, fracasada, es la de la vida que al no aceptar cambio alguno, ni diálogo, ni verdadera pluralidad, mutila, moviéndose por exclusiones viscerales, o por inapelables automatismos, lo que viene más bien a ser la definición misma de la esclavitud -precisamente por ignorar el sentido propio de la libertad responsable, ascendente, de la libertad hacia el bien. Ignorancia que es el fondo que se intenta justificar cuando los demagogos, cuando los ideólogos, cuando los neógogos (ese veneno académico para la juventud), abiertamente adoctrinan y hablan de la libertad: es decir, de renunciar a la libertad en su sentido propio en beneficio de los derechos. Pero del derecho de ser libre no puede sacarse provecho alguno si por ello se entiende cumplir con actos que no pueden ser sancionados -lo que se parece más al derecho a actuar irresponsable e impunemente, lo cual evidentemente no puede significar ser libre.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada