martes, 17 de marzo de 2015

Sentado en su sillón Por Alberto Espinosa Orozco


Sentado en su sillón
Por Alberto Espinosa Orozco




Sentado en su sillón
al frente de la augusta chimenea
al final de su días
mi padre escuchaba sinfonías
reproducidas por su gran consola
y se mecía en el viento del recuerdo
entre silencios entrecortados por suspiros.

Así, de pronto, aparecía entre la bruma
el fulgor de oro del polvo de otros días:
la postal de una ciudad enclavada,
como un tajo, como una herida, entre los cerros
-y se abría el cofre de tesoros viejos,
mientras el acento de su alma se ponía
en el corazón mismo, caliente, de la vida
barajando imágenes luidas que subían y bajaban
por entre antiguas calles y entre ruinas.

Llegaban luego los convidados a la casa
donde alegre mi padre presidía a aquella comitiva
entre saludos y abrazos y lejanas memorias de familia,
donde flotaba la frugal verdad de la provincia
-era el exilio, me doy cuenta ahora,
aunque entonces, en esas tardes de sangre
y de regalo, ni yo ni nadie apenas lo advertían.

A solas, en su sillón, pensando,
divagando entre las notas de la música,
mi padre convocaba sin saberlo a un grupo
de fieles peregrinos, de exiliados del reino
y su querer así nos consolaba de estar
en este mundo desterrados, lejos
de nuestra verdadera patria: de nuestro Padre,
que allá en los cielos tal vez nos miraría.

Y nos decía con su querer, sin decirlo con palabras,
que somos compañeros en el extraño viaje
de esta vida, donde la tierra, que es hostil,
se nos impone como prueba, regalo y aventura,
que somos peregrinos de la patria, en exilio
-para llegar un día, al final, tal vez, a la otra orilla,
donde fulgura la tierra prometida,
en la que estaremos de nuevo todos juntos,
entre sonrisas, otra vez, alegres, en familia
reunidos con el Padre, en casa del Eterno,
resguardados entre la dulce miel y la materna leche
que ruedan por el valle como ríos, manando
su corriente, inmortal, de la sonriente fuente.


De México






VI CONCURSO DE POESIA-DIA DEL PADRE
EL DESVÁN DE LA AURORA


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada