domingo, 8 de marzo de 2015

Dos Poemas a la Luna Por Albero Espinosa Orozco



Dos Poemas a la Luna
Por Albero Espinosa Orozco 

México






Eclipse
I
Por Occidente baja la Luna:
su ojo cíclope amarillea
rotando sobre la tierra
como midiendo el eclipse.
Del cielo se cae la Luna
mientras abajo ¡que brillo
en la voz del grillo!
-kirie, kirie, kirie.
¿Qué quiere decir en sus quejas?
¿Qué retintín en sus cuerdas?
¿Por qué monótonamente plañe?
Es que es cristiano ese grillo
pidiendo piedad al señor 
y su estribillo el son
que canta el kirieleison.
II
Arriba la Luna flota,
abajo el grillo se raspa la garganta.
Una vuela, el otro estride;
de media luz una se llena,
tan mansa, tan quieta, 
mientras el otro pena.



Canción a la Luna

I
Luna: plato de plata.
II
Luna, lunita, luna de limón, dime
¿por qué me desdeña tu corazón?
III
Luna, lunera, centella de miel
¡deja acercarme hasta tu piel!
IV
Estrella pálida, lumínico astro lácteo,
claro manantial de reflejos que vienes de la noche
o en el día disimulada te disuelves
bañándote de luz para cristalizar en roca,
evaporarte en hoja o iluminar el nido.
V
Mojado satélite de brumosas aguas,
esquiva estatua de fulgurante hielo,
enfermera pálida en mi prisión de nieve,
alta esperanza que imaginar ignoro.
VI
He esperado lentamente la noche
y no era ella sino la belleza
la que posaba entre los dos la espada.
VII
La luna borrosa de bondadoso helio
navegando entre las brumas de las nubes
flotando ingrávida delirante hechizadora
te tengo que mirar fija a los ojos
esperar el silencio de la noche
y resbalar por tus castillos de recuerdos.
Princesa altiva que gustas de incendiarte
conmovedoramente quieta.
VIII
Vuelve a tu sitio de espaldas
o reposa entre los humos coloridos
que levantaron la Montaña de Esperanza.
Pero ven, vuelve siempre, 
levántate, camina, no te ocultes:
entre los dos levantaremos la muralla
que será la corona de la tarde.
IX
Cambiante y rápida viajera
patrona de las aguas
fluctuante replicante
gobernadora de la infancia
ven, regresa, no te ocultes,
acércate, di tu nombre
y déjame abrasarlo con el mío.
X
Luna de queso,
centella de miel,
plato de plata
y escudo de hiel.

Agradezco a Yaquí García su invitación a la cadena de poemas
El primer poema a la luna en el día de la mujer con el que empiezo 





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada