domingo, 5 de enero de 2014

Los Primeros Murales en Durango: Guillermo de Lourdes en la Escuela Guadalupe Victoria Por Alberto Espinosa Orozco

Los Primeros Murales en Durango: 
Guillermo de Lourdes en la Escuela Guadalupe Victoria
Por Alberto Espinosa Orozco 




   El pintor y muralista Manuel Guillermo de Lourdes (1898-1971) nació en Texcoco en el año de 1898. Estudió en la Academia de San Carlos donde fue discípulo de Saturnino Herrán y de Francisco Goitia. En la década de los 20´s marchó a España donde estudia en Madrid, en el Taller de las Vistillas, con el famoso pintor vasco Ignacio Zuloaga (1870-1945), taller que era todo un centro cultural, siendo frecuentado por el filósofo José Ortega y Gasset y el músico Manuel de Falla. La influencia de Zuloaga así como su concepción de  la composición e ideal de la cultura y la belleza  será notable a todo lo largo de la obra de Guillermo de Lourdes.[1] 
   En el año de 1932 es invitado expresamente por el entonces gobernador de  Durango, Carlos Real, para pintar  los murales de la Escuela Superior Guadalupe Victoria, los cuales, aunque ajados y maltratados por los años, todavía se conservan. Se trata de la primera obra perteneciente al movimiento nacionalista del muralismo mexicano plasmada en el estado de Durango, siendo auxiliado por un pequeño grupo de pintores de la localidad, entre quienes destacaba el maestro Horacio Rentería Rocha, quien se convierte en su discípulo y amigo. En el edificio de la escuela, al lado de la dirección, se encuentran dos pequeños murales, sendas alegorías de la Justicia y de la Libertad. Guillermo de Lourdes también pintó en la planta alta del edificio central, en el salón de actos, dos murales más de medianas dimensiones, uno de ellos teniendo como asunto la sabiduría, representada simbólicamente por la diosa Palas Atenea. Exististe todavía un otro mural, en el pórtico del edificio que da al patio posterior, de tema prehispánico, el más bello de la serie, aunque lamentablemente se encuentra despostillado por el tiempo y en malas condiciones por la incuria.



   Se encuentran en la escuela a la fecha, efectivamente, cinco composiciones murales del Maestro Guillermo de Lourdes, no carentes de interés, realizadas al óleo, que acusan el paso del tiempo luego de más de 75 años de haber sido realizadas. Cuatro placas dan relieve al patio central, adornado con una bella fuente, las cuales consignan sucesivas remodelaciones que ha experimentado con los años la escuela General Guadalupe Vitoria –lo cual no impide, por otra parte, que en todos los casos los murales muestren un severo descuido y deterioro, especialmente el mural Nuestros Orígenes, que estando casi a la intemperie en el patio trasero ha sufrido los embates de los elementos, faltándole incluso algunos fragmentos de yeso, siendo por ello alarmante su lamentable estado de conservación.



   La Escuela Superior Guadalupe Victoria, fue mandada construir  por Carlos Real en 1932 e inaugurada por el Ciudadano Presidente de la República el General de División Abelardo Rodríguez el día 18 de marzo de 1934, habiendo corrido el proyecto y dirección arquitectónica de la obra a cargo del Ingeniero Pastor Rouaix. 
   En efecto, fue durante el gobierno de Carlos Real Félix que el movimiento muralista empezó a tomar cuerpo en el estado de Durango, pues se dio inició a la decoración de los edificios públicos por el pincel Manuel Guillermo de Lourdes, quien pintó en la Escuela Superior Guadalupe Victoria cinco obras de carácter mural: dos alegorías a la entrada de la dirección, La Libertad y La Sabiduría, las cuales son visibles desde la calle; un par de murales en la biblioteca y salón de actos, El Lago de los Cisnes, composición simbolista de estilo vagamente art noveau,  y Homenaje a la Patria, en el que conviven las dos razas que nos constituyen bajo la forma alegórica de dos hermosas jóvenes, delante de unos caballos blancos montados por apaches y que ostenta al frente el águila nacionalista, añadiendo al reciento una ornamentación en los vanos de las ventanas estilo Art Decó; por último, en el patio trasero, una imponente composición, acaso la más lograda del grupo, Nuestros Orígenes, que habla de la grandeza de las culturas prehispánicas mediante una alegoría en que un grupo de indígenas rinde tributo a una deidad ataviada con orejeras. Las obras pictóricas, realizadas de 1933 a 1934, tienen como dato característico haber sido las primeras obras pertenecientes al movimiento muralista mexicano ejecutadas en el estado de Durango, debiéndose tal proeza a las martas  del maestro Guillermo de Lourdes.



   Una vetusta placa colocada en el recinto educativo consiga la inauguración del inmueble, haciéndonos saber que el edificio se construyó siendo gobernador del estado de Durango el Ciudadano General Carlos Real y presidente municipal el Ciudadano José Guillermo de la Rocha, añadiendo además otros dos datos de interés: que fue inaugurada por el Ciudadano Presidente de la República el General de División Abelardo Rodríguez el día 18 de marzo de 1934, pero también que el proyecto y dirección de la obra corrió a cargo del Ingeniero Pastor Rouaix.[2]
   Los cinco murales, terminados por el artista en 1934 al frente de un grupo de pintores locales a los cuales comandaba, aún se conservan, aunque todos ellos se encuentran en estado lamentable e incluso  alguno de ellos está en riesgo de ser irrecuperable. Los murales sobre la Libertad y la Sabiduría, de estilo clásico y aliento universal, buscan resaltar el sentido educativo del edificio, de acuerdo a una interpretación simbólica de los más altos ideales de la patria. Cultivando un estilo de evocaciones clasicistas, pero añadiendo elementos modernos y afrancesados cercanos al Art decó, el admirado artista avecindado en Durango desarrollaría una versión personal de la escuela Española, con notables influencias de Zuloaga, Sorolla, Ramiro de Torres e incluso de Francisco de Goya, pero añadiendo también ingredientes de la escuela mexicana de pintura, sobre todo de sus maestros Saturnino Herrán y del artista zacatecano Francisco Goitia.








[1] Ignacio Zuloaga Zabaleta (Guipúzcoa 1870-Madrid 1945) fue uno de los principales pintores españoles  de entre siglos, famoso por sus cuadros costumbristas y sus retratos. A diferencia de Sorolla, quien cultivó un estilo luminoso y optimista cercano al positivismo del impresionismo francés, Zuloaga desarrolló un estilo naturalista de recio dibujo y oscuro colorido, influenciado por los maestros del Renacimiento y por Goya, Rivera, Zurbarán, el Greco y Velázquez. De familia de afamados armeros y ceramistas estudió con los jesuitas en Francia y luego pintura en Madrid, París y Roma. Su fama comenzó cuando estudió en Paris y trabó amistad con literatos francés, pero sobre todo con los artistas vanguardistas Toulouse Lautrec, Jaques Emile Blanche, Degas y Gauguin, exponiendo en el Salón de los Independientes junto con Gauguin, Van Gogh, Toulouse Lautrec y Degas –aunque rechazó adherirse a los movimientos renovadores de la pintura, huyendo del simbolismo y el impresionismo. Se considera la parte gráfica de la Generación del 98. En 1899 casa con la francesa Valentine Dethomas. Fue amigo de del pintor Pablo Uranga y de grandes figuras de la época, como el poeta Rainer María Rilke, el escultor August Rodin, el músico Manuel de Falla, Juan de la Encina, el Dr. Marañón, Ramón del Valle Inclán, Pérez de Ayala, José Ortega y Gasset, muchos de los cuales se reunían en su famoso taller madrileño en el barrio de las Vistillas. La crítica internacional lo situó al lado de pintores como James Ensor, Piere Bonnard y Max Libermann. En la guerra civil española tomó partido por la falange nacionalista del generalísimo Franco, de quien pintó en 1940 un retrato adulatorio. Su costumbrismo y nacionalismo se resolvió finalmente en la celebración de temas populares de un sentido conservador y prácticamente xenófobo, por lo que fue duramente confrontado por los artistas jóvenes que le sucedieron.
[2] Pastor Rouaix Méndez (Tehuacán, Puebla, 19 de abril de 1874 - Ciudad de México, Distrito Federal, 31 de diciembre de 1950) fue un político y revolucionario mexicano, uno de los primeros agraristas que llevó a cabo el reparto de la tierra a los campesinos. Nació en Tehuacán, Puebla pero pasó la mayor parte de su vida en Durango, localidad en la que ocupó en dos ocasiones el cargo de Gobernador. Se dedicó al ejercicio de su profesión y fue uno de los autores de la primera carta topográfica de Durango. Posteriormente fue diputado al Congreso del Estado y luego Jefe Político, desde donde ocupó por primera vez la gubernatura de Durango entre 1913 y 1914 sucediendo a Jesús Perea. Durante este periodo expidió la primera Ley Agraria del país, expropió latifundios y bienes eclesiásticos, estableció el primer pueblo libre y junto a la División del Norte colaboró en la Toma de Torreón. Posteriormente se ocupó de la Secretaría de Fomento y Colonización en el gobierno del Primer Jefe del Ejército Constitucionalista Venustiano Carranza, y desde 1914 fue Secretario de Industria y Comercio y luego de Agricultura. Desde estos cargos expidió la Ley Agraria del 6 de enero de 1915, que sería el inicio de la reforma agraria en todo el país. Fue diputado al Congreso Constituyente de 1917 por su natal Tehuacán e intervino de manera fundamental en la redacción del Artículo 27 y del Artículo 123, siendo nombrado Senador. Al producirse la sublevación del Plan de Agua Prieta, permaneció fiel a Carranza y lo acompañó hasta su muerte en Tlaxcalantongo. Volvió a la política en 1924 como diputado federal por Durango y fue por segunda vez Gobernador de Durango por un año de septiembre de 1931 a septiembre de 1932, siendo sucedido por Carlos Real. Su principal obra fue la ejecución del inicio de la Reforma Agraria, y su institución dentro de la Constitución de 1917.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada