miércoles, 16 de octubre de 2013

La Esencia del Provincialismo: la Durangueñeidad Por Don Héctor Palencia Alonso

La Esencia del Provincialismo: la Durangueñeidad

Don Héctor Palencia Alonso

"Se ama la casa que se construyó y que se trasmite".
Ernesto Renán

   Hay un mundo espiritual que blasona a los hijos de Durango+, que es la razón de ser del más sano provincialismo. Un provincialismo por inclusión y no por exclusión, que incorpore ideas, sentimientos, aspiraciones, pero que conserve sus hondas y viejas raíces en el campo de la historia y de la tierra con espíritu. El mundo espiritual que da unidad esencial a la patria chica está construido por las comunes imágenes, valores, tradiciones, costumbres, usos sociales, formas de vida con las que el ser humano se desenvuelve desde la infancia. Y una buena parte de la más válida educación de los niños y de los jóvenes de Durango consiste en trasmitir todo ese mundo espiritual, con la intención de que el pasado y el presente no se repudien ni se ignoren.
   Quizá el secreto de la más venturosa incorporación a un mundo cambiante se haya en seguir siendo, a través de los cambios rápidos y brutales, los lugareños -los durangueños- que nos afirmamos en la tradición, los durangueños de raíz (raíz, que quiere decir penetración en la tierra), inmersos en el seno de esta provincia nuestra. "Durangueñeidad" no quiere decir oposición a la modernidad, sino conservar los logros distintivos de nuestra comunidad, y como toda cultura se encuentra en movimiento, la "Durangueñeidad" exige incorporar las ideas de la modernidad, sí, pero recibiendo dicha modernidad a través de nuestra propia cultura, para que raíz y conciencia posibiliten nuestra incorporación a la vida contemporánea. Cualquier cambio verdadero tiene que ser inseparable de nuestra vertebración cultural.
   En estos tiempos revueltos en que las técnicas de comunicación masiva nos hacen vecinos de todas las culturas, poniéndonos a merced de las grandes potencias que cuentan con los más eficaces instrumentos para difundir sus valores y su propaganda, el provincialismo resulta de la mayor trascendencia, porque sólo a través de él se puede buscar y exaltar el alma nacional, el estilo colectivo de vida que con características propias de cada región, y sin perder nunca sus rasgos esenciales (nacionales) late todavía en el seno de la santa provincia.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada