miércoles, 11 de septiembre de 2013

XI.- Elsa Chabaud: el Relato de los Rótulos: Pintar con Luz (Coda Final)

XI.- Elsa Chabaud: el Relato de los Rótulos 
Pintar con Luz 
Por Alberto Espinosa 
(Coda Final)



La mirada de la fotógrafa mexicana Elsa Chabaud se caracteriza por una especie de pureza emocional, como si la segura serenidad que hay en sus manos lavara todo lo que su lente alcanza con una diáfana agua de vida. Sus fotograbáis por ello nos recuerdan la balada del retorno, eternamente repetida, que nos invita a volver a buscar la invisible patria perdida. Sólo es posible recuperar lo que se ha perdido porque está entre nosotros y porque está en esta tierra. La doble tarea simultánea de hacerse natural del mundo y a la vez naturalizarse hombre. Es hacerse familiar del mundo al construir la interioridad de la condición humana. Proceso también de conversión y fidelidad que nos permite reencontrar a la patria interior y así poder convertirla en lo que es y convertirse a ella para darle cumplimiento. Así, de lo que nos hablan las imágenes de la artista mexicana es de la imagen de patria cumplida, de ese amor extranjero que al entrar en el sitio del alma de las cosas puede ser fiel a una conversión y a un cumplimiento. Por ello todo en su obra nos habla de una procesión, de un ir hacia un lugar sagrado que se encuentra en la intimidad y a la vez no puede sino en el exterior reproducir ese camino..
   Porque lo que ponen doblemente de manifiesto sus imágenes son los goznes superpuestos sobre los que giran los oficios para abrirse sin succionarnos en la mudes sorda de la técnica: el ser  prácticas en la que toda técnica vuelve a ser una experiencia corporal  -sin a la cual o dejan de ser oficios o dejan de tener sentido-, y el arraigar su sentido en una significación siempre heredada al hallar  ese registro de la técnica que no despega nunca del suelo temporal y de la memoria tradicional y que hace germinar la carne del hombre concreto e individual, donde  acaban reabsorbiéndose y tomando su sentido tradición, historia e individuo. -inscribiéndose de tal manera en una historia o sustentándola al través del motivo educativo de la preservación y de la transmisión de una cultura.
   Así las imágenes de Elsa Chabaud son más que simples documentos o testimonios de una artesanía, porque equivalen a un real peregrinaje por los lugares donde anidan los simbólicos altares de una patria dolorida, es cierto, pero también más cercana de la carne, más despojada, es verdad, pero también más pura. Procesión, pues, que va por fuera, sorteando las vicisitudes del camino y que al hacerlo no puede dejar de ir por dentro, acercando al espectador de tal manera a un eje orientador de la personalidad y a un centro de fértil luz.
   Arte que nos desnuda, que también nos desenmascara, pero que siempre nos devuelve a la vida, que nos da vida. Obra pues de reflexión y de creación, que ni copia la realidad para dejarla intacta, ni viola su silencio para pisotearlo o para sacar partido, sino que al respetar la realidad puede también al visita realizarla y cumplir con ella. Fidelidad a la realidad en las imágenes de Elsa Chabaud, que al hablar de la ilustración y la artesanía popular se confunden con lo que el arte dice de la realidad -simplemente porque nos hablan desde el mismo lugar al entran en el mismo sitio. Lenguaje fiel al silencio de la evidencia que por no ser producción sino acto puede hallar en el sentido del arte la solidaridad sentimental con el sentido mismo de la vida. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada