sábado, 6 de julio de 2013

Sordera Por Alberto Espinosa

Sordera

Las palabras escapan de la boca
como lagartos de un laberinto
en llamas; por la habitación
las veo difundirse, extender
sobre el espacio sus cuerpos
expandidos como globos efímeros.

Al cabo de su vuelo peregrino
regresan a mi oído, ya mansas,
como humildes corderos de cristal
que el silencio tercamente domestica,
para morir y triturarse y dar su jugo
en el yunque animal de mi sordera.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada