jueves, 27 de junio de 2013

De José Luis Ramírez La Cabellera

José Luis Ramírez 

La Cabellera

Todo inicio con la cabellera que llenaba las calles de tejidos y nudos
Las abuelas contaban cuentos retorcidos que luego tenían que echarlos al comal de barro.
El recuerdo corrió sin laberintos de por medio y con lunas de calendarios y carnicerías, con almacenes llenos de tomates azules y jabones de azúcar colgados en los ganchos del amor.
Se asomaba todos los días un ojo, por el hoyo del recuerdo, pasaba diario y miraba la sombra dejada hay…. desde aquella tarde de domingo.
Solo quedaba el hueco. Y el olor a cabello chamuscado de sol.
Los pájaros de ala y media. Nunca dejaron de volar por encima del espacio, aun siguen en el cielo de ellos, asomándose por las ventanas, cansados de esperar son comidos por la noche que no perdona y que se lleva todo, hasta la última forma que queda de la mañana, la sombra se prolongo hasta hoy y nos alcanzo asustando hasta al recuerdo que quedaba.
Fue la única forma como logro sobrevivir, llego a rastras tomando la punta de su cabello.
Todo parece revertirse para ir en busca del objeto, la sombra la persigue y trata de llegar por la vía corta y sin escalas.
Hubo necesidad de quemar todos los peces malos, los buenos corrieron detrás del de el mar ahí donde parece que descansa la promesa.
Cada uno de sus cabellos, es una escalera de caracol que nace en la intención y termina en el deseo y en cada uno sube y baja el personaje del cuento suspendido, el que se mira al espejo y llora de emoción, el autor de la sensibilidad (híper).
El que se fue al monte y regreso con el salmón que prometió, el que llego sin permiso y se hunde en la cuenca del recuerdo de ayer.
El que trata de tratar menos y poner más flores rojas en el jarrón con agua quieta.
El que sube y baja de esa escalera de caracol en la noche de primavera.
Mujer de alas abiertas.
Los ayunos se mantienen vigentes entre tus manos. Manos que miran lo que tocan.
Pensamiento denso de pueblos de tierra y nopales, de tunas rojas y ancianos jubilados del amor.
Descanso del migrante que salió por la mañana y llego a las bandas para pedirte un vaso de agua y escucharte.

Fin


Enviado desde el celular



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada