martes, 22 de mayo de 2018

De la Vanguardia Revolucionaria a la Recuperación del Sentido (Pequeño Homenaje a Octavio Paz) Por Alberto Espinosa Orozco


De la Vanguardia Revolucionaria

a la Recuperación del Sentido
(Pequeño Homenaje a Octavio Paz)
Por Alberto Espinosa Orozco




   En uno de sus libros más vertiginosos a la vez que reflexivos el poeta y pensador Octavio Paz delinea claramente los contornos de lo que se ha estratificado en nuestros días bajo la forma de la “ideología globalizada” –también llamada “pensamiento único”, por ser el único posible. [1] Idea total del mundo que devalora todas las demás ideas y que no es sino la expresión de la tecnocracia postmoderna y su imperio, a la vez de la abundancia y de la mediocridad.[2] Su característica más notable es la del hombre sin legitimidad y sin origen, concebido como hijo de sus obras, de la técnica, de la fortuna y de sí mismo, que lo mismo lleva a cabo el asesinato ritual del padre que se entrega a la aventura histórica sin nostalgias y sin pasado, echado para adelante en pos de la conquista del futuro como mercenario del cosmos.

   Sus expresiones más visibles se encuentran en el territorio del arte, en donde se ha desarrollado una “estética de la indiferencia”, debajo de la cual late un indisimulable nihilismo. Los artistas, en efecto, no realizan así ni arte ni anti-arte, sino no arte: desechando el valor artesanal de la maestría y la moral del oficio, de lo bien hecho y a conciencia, han preferido las manipulaciones técnicas de los aparatos modernos, las imágenes del erotismo estéril, cifras de la promiscuidad o de la impotencia, el gesto gratuito o el acto exhibicionista del performance, ese género híbrido que se permite tocar cualquier sector de la cultura sin ninguna competencia  profesionalismo, y en cuyo irracionalismo puede verse una retrogradación del ser humano a las formas más primitas de pensamiento, que se dirigen hacia la magia, o a la negación de la realidad, hacia la irrealidad subterránea del surrealismo que frisan igual el circo que el teatro o las creencias fantasiosas –en una muy clara tendencia doble: por una parte, de reducir el arte o a meros ejercicios de la egolatría o a mera banalidad de la inconsciencia, y; por la otra, de completar el cuadro al negar el estatuto de artista a quien lo merece, para lo cual se vale de la publicidad e incluso de las instituciones en una estrategia a la vez de ocultación y de prestidigitación.

   Obras que evidencian así carencia de rigor y de trabajo, vació de creación y nula inteligencia, cuyos valores son así los de la ocurrencia huera y arbitraria o los de la mansa sumisión al dogma estético vanguardista, que no es otro así que el manierismo de la frivolidad ahincado en el materialismo del consumo o del culto al instante –y cuya función no es otra, como ha señalado actualmente Avelina Lesper, que vaciar a la sociedad de inteligencia para hacer rebaños manipulables, llevándola de tal manera a la estructuración de un mundo dominado por una burocracia de hombres grises que, a la manera de la casta atea de los mandarines, nos conduzca mansamente a un tipo de barbarie cuya única norma es la angustiosa necesidad de la exclusión. Y todo ello ante un público sumiso, por no decir colaboracionista y dogmático, que haya en tal despliegue escénico la oportunidad para satisfacer fácilmente su vanidad y su arrogancia. Arte efectivamente endogámico y elitista, aunque simultáneamente segregacionista, hecho para entretener, para distraer y adormecer a una estructura burocrática complaciente, atenazado a la vez por patrocinadores e instituciones cultuales, todo lo cual crea una especie de dictadura en la contemplación.

   El artista postmoderno se ha presentado, sin embargo, como un rebelde, pero actualmente su rebeldía no es sólo contra la tradición; también marcha en contra de la utopía y aún del respeto generacional. Rebeldía sin guía ni horizonte, pues, donde lo único que destaca es el oscuro presentimiento del fin de la historia, del fin del tiempo –sin que de ello se derive ni una mitología coherente, ni una vuelta a las comunidades de fe trascendente. El apogeo del artista rebelde se consume así en una tensión irresuelta entre la inconformidad y el convencionalismo: tensión de contrarios que se resquebraja al producir su opuesto: la indiferencia, la parálisis del sentido y el confinamiento de la conciencia. Sus signos, sus síntomas sería mejor decir, son los de una ausencia, los de una carencia: los de un hueco en la conciencia.

   Hijo de su tiempo y de la sociedad industrial, lo mismo capitalista que socialista, el artista moderno-contemporáneo se caracteriza por buscar un eje en el particularismo y la excepción: en la novedad, trasmutada a su vez en originalidad uniforme. Su excentricismo y extremismo se explica porque al igual que la sociedad que lo aplaude, ha perdido el centro: el símbolo de origen, el fundamento mítico que como principio anterior da fundamento y horizonte a una comunidad. Hijo también de las vanguardias, cuya misión fue cortar el cordón umbilical con el pasado y lanzarse hacia el futuro –el cual, sin embargo, resulta inasible, resolviéndose en cambio el vivir meramente al día, dejando a la vez pasar el tiempo a la manera de un mero espectador o, que mejor, de acaparador, de un acumulador o de un consumista, que es dueño de los superfluo pero carece de lo esencial. 
    Retrogradación del hombre, pues, hacia las formas más llanas de la animalidad por carente tanto de vida interior como de normas universales de comportamiento, donde lo que reina no es la reflexión y la calma de la vida consciente, sino el vacío succionador del mundo, resuelto a su vez en el movimiento de la distracción, de ser traído y llevado de aquí para allá sin dirección, en una especie de inmovilidad frenética. Vértigo postmoderno, pues, que al intentar hacer de la ausencia de norma y de regla un centro, es devorado por la moda, por el tiempo, que luego de uniformar el particularismo y la excepción… a la vez lo seca y lo desecha, lanzándose, como Sísifo, en la búsqueda del nuevo particularismo, sin poder alcanzar nunca al estabilidad.

   La nueva rebeldía del artista postmoderno desemboca de tal manera en un nihilismo ambiguo; domesticado y aceptado por el poder y las instituciones, rasurado de uñas y garras, se encuentra a la vez aceptado por la sociedad y neutralizado en su disidencia, a la vez premiado, pero al precio de ser despojado de conciencia. Curioso rebelde, pues, que está a la vez satisfecho por el hartazgo de los bienes materiales a que le da acceso la sociedad industrial y la tecnocracia administrativa, pero que en su fondo sin embargo permanece en la zozobra de la angustia, íntimamente insatisfecho por su abyección en el hartazgo y por la incontenible evaporación de las ideas –caído en un mundo en el que no puede sino asirse de lo inmediato. La rebeldía del artista contemporáneo se resuelve así en la indistinción y en la indiferencia, en una especie de muerte de los valores, de las ideas, de los ideales e incluso de las formas eternas, siendo sus expresiones más perfectas la del silencio o la del grito. Ambas expresiones de un indisimulable temor y temblor psíquico, de una inconstancia y falta de perseverancia dubitativa también, en donde se manifiesta una profunda falta de desarrollo. En efecto, en las grandes construcciones de nuestro se revelan como estructuras incompletas hechas a partir de fragmentos que se mueven por oposiciones complementarias y donde se enfrentan los espíritus de creación y de destrucción en el hombre, en un muy inestable compuesto de amor y simultáneo odio a la creación y a sí mismo.

   Fuga hacia el futuro, es verdad, que se resuelve en la angustia del acto instantáneo –más movido por las tendencias, impulso y apetitos, así como por los ilusiones del deseo y sus instintos, que por la razón o por la fe. Rebeldía sin utopía y futuro sin seducción, pues, desde cuya atalaya sólo puede atisbarse la última revolución: la del fin de la historia, la de la vuelta del tiempo y de los astros a sus orígenes. Aunque… no todavía; porque antes de ello la estética de la indiferencia se transforma en la estética totalitaria de la muerte de lo sagrado y de la profanación, donde lo único que alcanza la novedad es la reprobación de la herejía, a la vuelta a la disolución de los deseos en el río los cuerpos o en el caos sensualista de la disipación -abandonada la fe en el colectivismo, convertido el socialismo en un dogma carente de vida, amputado por el autoritarismo y el culto a la personalidad, esterilizado por la cátedra, sellado por sus sociedades cerradas y sus desviaciones policiacas.

   Intentona que de ser una flagrante contradicción bien podría llamarse "religión inmanentista", en cuyo o instantaneismo o presentismo destaca como nota sobresaliente el ir exacerbando el valor de la existencia en detrimento de la esencia, de las esencias, renegando de la misma naturaleza humana (dando como su resultado su maleamiento social o su enfermedad), negando también de la esencia del verdadero arte, en una muy clara invocación a la magia, amañada y desfondada en el abismo de la apariencia o en la mística inferior  de la pseudo-tranza, y que sólo pueden prefigurar las sombras tenebristas del caos. Estética, pues, donde se vuelve sólita la arbitrariedad de las obras y la sumisión al dogma postmoderno, tan patente en el arte actual, cuya rebeldía termina sumisa a una convención social -convencionalismo que, al ser filtrado en todas las capas de la institución, se presenta como un sorbete succionador, profundamente perturbador del buen criterio y del buen gusto… como una simple convención, decía, cuyo ancho sendero es también la peor de todas las locuras.

   La filosofía de tales conformaciones no es otra que el vitalismo existencialista o la razón histórica del historicismo –ambos modelos de la razón que nos hablan de una época carente de fundamentos. Porque la razón de la histórica no puede ser sino la dialéctica, que en sus concatenación de negaciones sólo puede afirmar el cambio, la novedad, pues sólo vive a fuerza de dividirse al negarse a sí misma, no pudiendo hallar el ella la razón humana reposo al ser siempre una y … cambiante… Razón contradictoria, pues, que sobre todo no puede proporcionar una idea coherente del hombre –el cual no es reductible a las determinaciones de la historia o de sus clases, al poseer una naturaleza, una esencia, de la cual se derivan una serie de exclusivas, de propios o propiedades, una de las cuales es la posibilidad de ser verdaderamente libre por la elección de una libertad ascendente, emplumadora, bajo cuyo orden puede captarse clara y sencillamente la estabilidad de la norma y de la ley eterna –donde se limita tanto el deseo de placer como el ansia de poder de acuerdo a una libertad tan tradicional como perfectamente autónoma, despojada de los grilletes de la esclavitud que mantienen al hombre atado a las falsas ilusiones del mundo o a sus deseos, perfectamente universal al no estar fundada ni en la particularidad ni en la mala fe de la excepción.    
   Para el socialismo no queda sino el examen individual de la conciencia, la revisión y la autocrítica; la resurrección del espíritu crítico y la lucha por un socialismo democrático y abierto. Para la contemplación y para el arte no hay más que volver a la reflexión de la razón y del hombre para recuperar el sentido, pues el sentido de lo humano es siempre rescate de la tradición y de los símbolos, en los que a la vez se cifra el origen y el destino de nuestra pertenencia a un orden supraindividual y a una comunidad de fe trascendente.








[1] A manera de sencilla conmemoración del pensador Octavio Paz en el centenario y pico de su natalicio. 
[2] Octacio Paz, Corriente Alterna. Ed. Siglo XXI. 12 a Edición. 1987. 


 

viernes, 18 de mayo de 2018

Museo de Arte Contemporáneo Ángel Zárraga (MACAZ, ICED) Por Alberto Espinosa Orozco


Día del Museo 
 Museo de Arte Contemporáneo Ángel Zárraga (MACAZ, ICED)
Por Alberto Espinosa Orozco




I
Junto con el maestro Héctor Palencia Alonso fue uno de los principales promotores e impulsores de las nuevas figuras de la cultura durangueña durante más de cuatro décadas de infatigables esfuerzos. En los últimos años de si vida fue director del Museo Contemporáneo “Ángel Zárraga”(MACAZ, ICED), puesto que ocupo desde 1998 hasta su muerte, el día 20 de diciembre de 2004.
Para tristeza y duelo de toda la comunidad de amigos y artistas plásticos de Durango, el querido Maestro Guillermo Bravo Morán tocó el postrimero final de sus días para ausentarse definitivamente  de entre nosotros la madrugada en punto  del 18 de diciembre de 2004 a los 73 años de edad. Día de San Ausencio. Día de Consagración de la Catedral de San Luis y de la Expectación de Nuestra Señora, con cabecera en Zapopan en Guadalajara,  Jalisco. Con tan lamentable suceso el extraordinario pintor y maestro durangueño de varias generaciones de artistas cerró su ciclo no sólo como Director del Museo de Arte Contemporáneo Ángel Zárraga (MACAZ, ICED), también da fin a toda una era de esfuerzos y logros para la cultura regional, la cual alcanzó bajo su señero comando en lo que a la plástica se refiere un desarrollo inusitado en la provincia mexicana, ayudando con ello y esencialmente a poner la plástica durangueña a la cabeza dentro del paisaje nacional.
Con espíritu de verdad y luchando contra viento y marea los consistentes esfuerzos del Maestro Bravo Morán, abanderado con las caras virtudes del señorío, la humildad y la diligencia, lograron efectivamente levantar la expresión plástica de su región geográfica hasta una altura sin precedente ni paralelo en el contexto nacional, sembrando en su solar amado las semillas de la poesía, hoy convertidas en vigorosos árboles surtidores de imágenes y de oxigenante verdura, a los que ha llegado el tiempo de madurar y florecer para tomarle el relevo real en el tiempo.
Las dotes de inmejorable anfitrión del Maestro Bravo al frente del MACAZ radicaban en ese respeto absoluto por la tradición que sabía inapresable pero no inasimilable, y en la que también veía y valoró su indesconocible aspecto social y racional, pues es la tradición lo que permite a los hombres como grupo integrase a lo que consideran que les es propio y característico. Así, el gran artista plástico durangueño nunca afirmo la determinación del hombre por las instituciones y estructuras sociales para negar el valor de lo social en su raíz misma. Tampoco perpetro la acusación sólita de ser la traba del progreso, cadena de la libertad o cloaca de oscurantismo, sino que vio en ella la matriz misma de lo social por ser ella fuente y sinónimo de lo histórico.
El Maestro Bravo Morán estuvo durante muchos años a la cabeza de la cultura durangueña, siendo un maestro muy querido y de absoluto primer orden en el desarrollo de la educación artística regional. Todos sus alumnos y amigos de la cultura lo recuerdan con gran respeto, cariño y admiración por su singular obra plástica y dedicación al oficio de artista, de pintor comprometido con su comunidad. Una escuela primaria y una galería del Instituto Municipal de Arte y Cultura llevaron su nombre. Gracias a su constante labor magisterial, desempeñada no sin una paciente humildad, supo mantener viva una gran tradición pictórica regional, o que explica en última instancia el florecimiento de numerosas figuras de talla nacional dentro de la plástica en el Durango de la actualidad.
Los alumnos y amigos que tuvimos el privilegio de tratar o de acercarnos al Maestro Bravo fuimos testigos, en mayor o menor medida, de la profundidad de su alma y de la seriedad de su carácter, cualidades no menores cuyos componentes de ansiedad y angustia supo arropar con la suave paciencia púrpura del terciopelo, todas las cuales debido a sus componentes de altura y gravedad tuvieron que sortear tanto los escollos con que se ceba la incomprensión como las tremendas dificultades para encontrar la forma propia para dar expresión a su visión del mundo en la dimensión exacta de tan rigurosas exigencias. Su resultado no sólo fue el del logro acabado de un gran artista que como nadie supo heredar y luego verter en sus lienzos lo mejor de la Escuela Mexicana de Pintura, también el del sabio preceptor que con su obra y ejemplo guío a una comunidad cultural hacia el objetivo de alcanzar el rango mayor de profesionalismo y exactitud en las tareas realizadas, siendo  a la vez un protector decidido y constante de cada uno de sus miembros.
Al igual que la difusión de la obra de Ricardo Castro, Silvestre y Fermín Revueltas, del compositor y maestro de violín Francisco de la Rosa o de Don Héctor Palencia Alonso, la tarea de hacer llegar a todos los durangueños la obra del Maestro Guillermo Bravo Morán es responsabilidad de los artistas, de los intelectuales y universitarios, cuya misión social más alta no es la de perseguir hipnóticas demandas pecuniarias, menos aún la esperar los jugosos aguinaldos o el turno burocrático de premios o de becas, sino la de guiar la sensibilidad y el pensamiento del pueblo bueno, de velar y hacer votos por la conservación de sus tradiciones -lejos de la broma burlesca de bobos en que se parapeta la incultura en espetos de café o de humo, donde encubiertamente se proscribe lo mejor del pensamiento, la música y la pintura regional.
Porque el rescate de nuestra cultura regional recae no en los políticos, como nos consta,  sino enteramente en la comunidad estética de Durango que, haciendo caso omiso de los eructos anodinos de batracios, ha de reivindicar esos valores ciertos, que son el orgullo escondido de su tierra nativa. Vetas de oro, es verdad, enterradas como venas vivas en la profundidad de la caverna, que toca a los miembros activos del cuerpo artístico, de quehacer bello y del quehacer racional, preocupado por nuestra comunidad, sacar a la luz del día para compartirlo, como se comparte la sal y el pan en la mesa después de la faena cotidiana, para así habitar realmente el mundo y morar en él cual lo hace una familia real. Solo así, la silla del Maestro Bravo, hoy cubierta por la arenisca lamosa del olvido, volverá a ocupar su privilegiado sitio entre nosotros, haciendo de su ausencia una presencia legible rodeada por un aire salubre y transparente. 













II
Cabe destacar aquí que la colección más importante del extinto Museo de Arte Contemporáneo Ángel Zárraga, ubicado en Negrete # 903, vigente del 31 de octubre de 1996 a febrero del 2014, es resguardada hoy en día, sin exhibirse, en el Museo de Arte Moderno Guillermo Ceniceros (MAMGC, ICED).[1] Se trata de 11 dibujos del mismo Ángel Zárraga, donados al pueblo de Durango por el Director General de Minas de Basis, Don Jaime Gutiérrez Núñez, siendo los únicos trabajos del genial artista oriundo del barrio de Analco conservados en la entidad con un carácter público.
Las obras versan sobre el “Vía Crucis” de Jesús, nuestro Señor Redentor, también conocidos como “Las Estaciones”, tratándose de obras preparatorias para los murales que el genial pintor religioso de Durango, Ángel Zárraga, compuso para la realización de los tableros para la Capilla del Sanatorio de Guébriant en 1934, para la Capilla de Estudiantes de la Universidad de París, en 1935 y para la capilla de Saint Martín en Meudon, Francia, en 1936, lugar éste último en cuya cercanía vivó con su segunda esposa y su hija Clara, en una casa de campo, entre árboles frutales y rosas que él mismo cultivaba.
El más grande pintor Durangueño del siglo XX y universal pilar trasatlántico de la Escuela Mexicana de Pintura. Nació en la Ciudad de Durango, en el barrio de Análco,  el 6 de agosto de 1886 y murió en la Ciudad de México en 1946 a los sesenta años de su edad. Pionero ultramarino de ese singular renacimiento inscrito en nuestra cultura nacional, sacudida por las tremendas olas icónicas monumentales del Movimiento Muralista Mexicano -arte de tesis o programático y a la vez perfectamente público o de vocación eminentemente educativa. Ángel Zárraga es el pintor mexicano más importante en la primera mitad del siglo XX en Europa. La vieja política oficial y su corte burocrática nacionalista embozada en un socialismo tenebroso y perfectamente reaccionario han querido ocultar y hasta desviar la modernidad filosófica de su obra, debido a su carácter espiritual y religioso.
Regionalmente hace dieciséis años se desatendió la brillante oportunidad de adquirir la colección del artista en manos de los herederos del Conde René Phillipon, cuando se fundó el museo pensado para albergarla. Parálisis, pues, cuyo engarrotamiento pasajero no ha de impedir a los humanistas y científicos sociales durangueños sopesar el lugar que le corresponde como pintor en la zaga de la cultura nacional.
          Porque si una tarea dejó pendiente la Revolución Mexicana fue precisamente una obra histórica: la de revalorizar la cultura –y es el miedo irracional a la cultura lo que impide revalorizarla.
Empero, puede argüirse el desagravio que la cultura entraña el sentido de la historia humana, no por sí misma, sino por lo que sucede entre una obra y nosotros: por lo que significa y al hacerlo también nos significa a nosotros mismos, haciéndonos así partícipes de una patria ideal o espiritual.



[1] El Museo de Arte Moderno Guillermo Ceniceros se fundó el 3 de agosto de 1998, con una numerosa donación de obra menor, aproximadamente 229 obras valuadas por el autor en 2 millones de dólares,  aportada por el mismo artista. Su primera sede fue el casco de la Hacienda de Ferrería de las Flores, a cargo de la directora Mayela del Carmen Torres Meléndez, y su histórica pareja, el escritor autodidacta y hoy en día cronista de la ciudad Javier Guerrero Romero, durando la instalación toda la época sexenal, en la que se introdujo la modalidad de rentar el inmueble para fiestas, eventos y reuniones. El 13 de agosto de 2004 el Museo Ceniceros se cambió de local, teniendo sus nuevas instalaciones en una vieja casona de Independencia # 135 Norte, entre Aquiles Serdán y Coronado, en donde permaneció por diez años. En el año de 2014 la colección se trasladó a lo que había sido el Velatorio de Pensiones “El Sabino”, en la calle de Aquiles Serdán # 1225, siendo inaugurado por el entonces gobernador Jorge Herrera Caldera como Museo de Arte Moderno Guillermo Ceniceros (Centro Cultural de las Artes Plásticas) el 4 de octubre de ese mismo año. Por su parte, a manera de referenia histórica puede agregarse que la sede del MACAZ fue convertida, el 29 de marzo del 2018, el último día de funciones del Presidente Municipal y aspírante a Senador de la Republica, Dr. José Ramón Enriquez, en el Museo del Mezcal Duranguense, enfilado al turismo, con el objetivo de la "venta de la bebida de los dioses", sumándse está acción a otras muchas en beneficio de los capitalinos, como la remodelación de la Alberca Olímpica "José Revueltas", la remodelación de la Concha Acústica y la inauguración del Bioparque Recreativo Sahuatoba.  




















jueves, 17 de mayo de 2018

Ricardo Moreno Vs. Vicente Saldivar Por Alberto Espinosa Orozco




Ricardo Moreno Vs. Vicente  Saldívar
Por Alberto Espinosa Orozco

  


 
Vicente Saldívar y su hermano regresaron de Brasil, donde el campeón peleó con Joffre. Llevaban un año de pachanga. Vicente Saldívar, quien le quitara el campeonato mundial a Ultiminio Ramos,  peleó con el inglés Howard Winstone. Peleó también con Teodoro “Tedy” Rain y lo noqueó, campeón de peso ligero junior de la marina, en León, Guanajuato. Tuvimos una bronca Saldívar y yo.  
Estaba con unos conocidos bebiendo en un bar, por el barrio de Belén. Ahí nomás me iba a pelear con Carloff Lagardi, excampeón mundial de peso medio de la lucha libre mexicana, pero no quiso. Lagardi. Estaba yo en el gabinete en un bar, cerca del Salto del Agua, en la Ciudad de México, en el Barrio de Belén. Algo dijo de mí, yo me paré, me volteé del gabinete, le invité una sopa, pero dijo él que no. No nos peleamos. Ese Cabaret era de Liberato Hernández Campos. Luego nos fuimos el del Bugaloo, el de la orquesta del Bugaloo, Leo Acosta y Antonio Farfán. Nos tomamos unas copas y fuimos pa´ allá, pal cabaret Casino Royal. Nos tomamos unas copas y fuimos con los que le dije, con Vicente Saldívar y su hermano. Estaban ellos en la terraza del Casino, Vicente Saldívar y su hermano. Yo estaba con Leo Acosta y con otros amigos, el de Bugalloo, y unos amigos pues.
No me dejaban entrar, porque no llevaba corbata ni saco. Le dije entonces al guardarropa: “Por favor. Me hace favor de prestarme un saco, una corbata”. Uno de los del guardarropa me dijo: “Tenemos este saco”. Era como de mujer. Y sonriéndose me dijo: “Te lo pones y te dejamos entrar”. Y me lo puse.
En ese mismo cabaret, en esa misma noche, estaba Saldívar, con Manu Reyes, y su hermano, con la otra, con Gina Moret, iba con Gina Moret, hermana de Jacobo. Estábamos en el Casino Royal, por el Palacio de los Deportes. Vicente Saldivar estaba con Manú Reyes, que fue su esposa, y el otro Saldivar, su hermano, estaba con la Gina Moret,  Andaba yo en la farra con gente de la farándula, cabareteros, nos encontramos ahí en el “Gran Vals”. Yo iba con Leo Acosta, del Bugalloo Orquesta y Antonio Farfán, hermano del futbolista del Atlante, que era anunciador de un cabaret de segunda. Tranquilos los dos.
Entré al cabaret y ellos estaban adentro. Nosotros estábamos arriba, en la terraza del Casino. Estaba sentado y un pinche bato me buscó bronca, un bato caca seca. Me dijo “Yo se judo, karate. Tengo una escuela de karate y de judo”. “Me pelas un real de tunas” le dije. “Vente, que no le tengo miedo a nadie”, añadí. “Pos éntrale”, me dijo y yo le respondí: “¡Ya vas, órale!”. Nomás le di un zurdazo a medios chiles. Allá cayó el pobre guey, porque las escaleras son lizas y fue a dar con la cabezota en la fuente. 
   Estábamos tomando, y entonces yo no sabía que estaba allí Vicente Saldivar, en una mesa de pista, en medio y me mandó hablar. Vicente Saldivar me mandó hablar con un mesero. Yo estaba en el fondo, allá. Pos fui. Ellos tenían mesa de pista, en la orilla estaban ellos, los cuatro, las dos parejas. Edie Jofre le volteó el culo en el 6º raund, fue cuando se retiró, recién casado con Malú Reyes -media hermana mía.
   Eran cuatro. Me mandaron llamar con un mesero. Yo andaba caliente, encabronado. Y llego yo con aquellos. Estaban tomando tequila con Coca-Cola, limón y sal, combinado. Me senté en la mesa y Saldivar quedó en la orilla, ese campeoncito de mierda, sólo una pelea tubo con Adolfo N. Pérez y lo retiró Tedy Rayan.
   Venía yo entequilado. Yo andaba con un abrigo de mujer, no había sacos en el guardarropa y me puse el saco de mujer, un abrigo corto que ahí me dieron, y entré. Me encontré con un mesero amigo. “¡Que me sirva un buen trago: una copa de Bobadilla 103, un brandy!” Me sirvieron. Tomé una copa y de ratito me acabé la copa. De rato me eché dos jalones y me empezó a criticar Saldivar por el saco de mujer. Vicente Saldivar agarró a las dos pinches viejas y me criticó por el saco que traía. Me encabroné de a madre. Agarró a las dos mujeres. Me criticó y por eso le puse en la madre al pinche guey.  
Dentro de mí dije: “Te vas a acordar de este chingadazo en la espalda” y se lo di. “Vamos a darnos”, me dijo. “¡Va, cómo no!”, le respondí. Fue cuando me desafané de la mesa, se levantó y nos dimos un tiro, tiramos golpes. Yo lo agarre, no me acuerdo si primero le di un oper; ¡ban, ban!, y le di con la mano abierta en el oído, le fundí un tímpano o el corazón. Pinche putazo que le di. Estaba más pedo él y calló por allá. De la otra oreja le salió sangre. Le salió sangre de la oreja. Allí mismo cayó. Se levantó como resorte. Semillón, ya no quiso pelear. Nadie se metió, pues éramos dos peleadores conocidos. Mucha gente vio eso.
El pleito se debió a la envidia física que me tenía Vicente Saldivar. A consecuencia del golpe murió a los pocos años. Años después de ese incidente murió  A los siete años murió. Eso debe haber sido en 1962 o 1963.  No me hicieron nada, nadie, los comandantes y jefes de grupo de la policía. No me acuerdo cuando fue, pero después de ahí caí preso, en el Distrito Federal. Nomás eso le puedo contar.
         R.M.

***









Leyendas del Box Frente a Frente 
I
         Ricardo “El Pajarito” Moreno y Vicente “El Zurdo de Oro” Saldivar (1942-1985), no se encontraron nunca en un ring profesionalmente. La rivalidad entre ellos se debió a factores circunstanciales, también a que había una oposición por decirlo así natural entre ellos “El Pajarito” Moreno comenzaba a despeñarse por aquellos años, el mundo del glamur y de las grandes bolsas empezaban a darle la espalda, y el volátil se precipitaba en la caída de una vida a todas luces extremosa: Vicente Saldivar, por lo contraria, ascendía en su carrera como un satélite de propulsión a chorro.
El uno Campeón sin Corona; el otro Campeón del Mundo coronado por la CMB. Uno, atractivo ídolo de multitudes, deslumbrante, poderoso, relampagueante, salvaje y a la vez simpatiquísimo debajo del ring; el otro, medido, técnico, poco atractivo en el combate, pero poseedor de un ritmo cardiaco singularmente bajo aunado a una imponente fortaleza y resistencia fisca.  Ambos habían ganado Los Guantes de Oro a los 17 a los de edad, Pero Vicente Saldivar no solo conquistaría dos veces el Campeonato Mundial Pluma, sino que haría ocho defensas exitosas de su título. 
     Sus records hablan, sin embargo, por sí mismos: Ricardo Moreno peleó profesionalmente de 1954 a 1967 (13 años), Vicente Saldivar estuvo activo como profesional de 1961 a 1973 (12 años). “El Pajarito” sostuvo 73 encuentros profesionales, ganando 60, 59 de ellos por KO (81% de efectividad), perdiendo 12 batallas, 8 de ellas por KO, con un solo empate: “El Zurdo de Oro”, realizó solamente 40 peleas profesionales, ganando 37 de ellas, 26 por KO (con un promedio de 65%) y perdiendo solo tres. Los dos plumas de México eran más bien chaparrones. Ricardo Moreno con 1.66 mtrs., Vicente Saldivar con 1.62 mtrs.








II
Vicente Saldivar, oriundo de la Colonia Postal, por la Calzada de Tlalpan, fue el sexto de ocho hijos, siendo su manager desde un primer momento Adolfo “El Negro” Pérez, tendiendo su gimnasio en Los Baños de Granada. Marchó a Roma como deportista olímpico en 1960 y se convirtió en profesional en 1961, debutando contra “El Beybi” Palacios en la ciudad de Oaxaca, recorriendo Acapulco, Huachinango, León, Matamoros y la Cuidad de México, con un asombroso record de 17 victorias al hilo, hasta que fue derrotado por vez primera por el boxeador cubano “Baby” Luis en 1962, en el Toreo de Cuatro Caminos, siendo descalificado por un cabezazo en encarnizado combate. Saldivar siguió con su meteórica carrera victoriosa, peleando en Monterrey y los Mochis contra Dwight Hawking y Luis Hernández respectivamente, volviéndose a enfrentar el campeón cubano seis meses después, en 1963, en la Ciudad de México, vengando aquella primera afrenta.
         En 1964 contendió por el Título Pluma Nacional, en la Ciudad de México, venciendo a Juan Ramírez, defendiéndolo contra Eduardo Guerrero, y el 12 de junio de 1964, contra Delfino “Fino” Rosales, quien lo tumbó en el primer raund, recuperándose para vencerlo finalmente por KOT en el onceavo asalto. Se enfrentó y venció en seguida al poderoso púgil panameño Ismael Laguna, pretendiente al Título Mundial, quien ostentaba un fabuloso record de 34 victorias por solo una derrota. El pleito se efectuó en Tijuana, Baja California, ganando Saldívar por decisión unánime y con ello el derecho de encarar al entonces campeón mundial Ultiminio Ramos.
Luego de nueve victorias consecutivas, con un record en su carrera de 29 pleitos ganados con una sola derrota, le tocó enfrentar, el 26 de septiembre de 1964, al cubano Ultiminio “Sugar” Ramos, por el Campeonato Mundial de Boxeo de los Pesos Pluma, en título unificado con la Asociación Mundial de Boxeo, en el Toreo de Cuatro Caminos que lucía abarrotado. Pelea sangrienta, difícil, de poder a poder, renunciando Ultiminio Ramos a salir al ring para el doceavo episodio.  Ultiminio Ramos venía de su traumática pelea con David Moore, quien perdió la vida en ese combate, por lo que su preparación fue deficiente. Vicente Saldivar conquistó con esa pelea, en la que mordió la lona dos veces, el respeto unánime del respetable. 








Vicente Saldívar conquistó con ello el primer Campeonato del Mundo en Peso Pluma para México, luego de dos intentos fallidos previos: el primero, protagonizado por Alberto “El Baby”Arismendi, quien perdiera su combate por decisión a diez rounds frente a Freddie Miller, el 28 de febrero de 1933. El tamaulipeco había ganado en 1932 un “campeonato del mundo”, cuando apenas la AMB estaba en formación, bajo el sello de la NYSAC, cuando venció por decisión a Tommy Paul, en 10 rounds, pelea desconocida por la NBA. El 10 de octubre del mismo año venció al ruso “Newsboy” Brown, reconociendo tres campeones mundiales la Asociación de Box de California (ABC): a Alberto Arismendi, a Eligio Sadiñas y a Tommy Paul. Finalmente, el 30 de agosto de 1934 la NYSAC organizó un torneo mundial, en el que se enfrentaron el estadounidense Mike Belloice y “Baby” Arismendi, en Nueva York, pelito que fue ganado por el mexicano por paliza quien, sin embargo no volvió a pelear más durante dos años, siendo por lo tanto desconocido, siendo sustituido en 1936 por el mismo Belloice. Los títulos de los 56.5 kg. Fueron finalmente unificados en 1937 por Henry Armstrong, quien tuvo que vencer a su paso a Belloice, a Arismendi y finalmente a Pete Sarron. En 1939, disputando la Corona Mundial, se volvieron a enfrentar en un sexto encuentro, pero ya pen peso welter, Henry Armstrong, de 26 años, y “El Beybi” Arizmendi, de 24, llevando el mexicano una ventaja de 3 pleitos ganados (1933, 34 y 35), por dos perdidos (1936 y 1938).  Los records, empero, daban pocas posibilidades al mexicano, quien tenía en su haber 47 victorias por 16 derrotas y 9 empates, para un pobre desempeño de tan sólo 6 KOs, llegando apenas a un 13% de efectividad; el boxeador negro en cambio lo superaba en los números ampliamente, con 93 victorias por 11 derrotas y 6 empates, con 62 KOs, con una efectividad del 67%, reteniendo Henry Armstrong su título con facilidad. 



Henry Armstrong vs Baby Arizmendi



         El segundo intento por conquistar el cetro mundial pluma, fue estelarizado por Ricardo “El Pajarito” Moreno quien, mal entrenado y dopado durante su pelea, no pudo vencer al campeón Hogan “Kid” Bassey en Los Angeles, California, ante una multitud de 20 mil almas, la mayor parte de ellas connacionales.




         Respecto a Ultiminio “Sugar” Ramos Zaqueira cabe destacar toda su carrera, que sostuvo durante más de 15 años como profesional, siendo su record de 55 victorias, 40 de ellas por KO, 7 derrotas por KO y 4 empates, con un 61% de efectividad.[1] Comenzó su carrera muy chico, a los 11 años de edad, en su pueblo natal, Matanzas, Cuba, sosteniendo en 5 años más de 100 combates. Se hiso profesional a los 16 años, en 1957. En 1958 se enfrentó a su amigo José “El Tigre” Blanco, quien falleció a consecuencia de las heridas del combate. En 1959 empató con Ike Chesnut luego de 21 victorias consecutivas, venciendo en La Habana a Orlando Castillo, en 1960, logrando con ese triunfo ser Campeón Nacional de Cuba, realizando ese mismo año la última pelea en su país contra Sergio Gómez –teniendo que salir de su patria al ser prohibido el boxeo profesional por el líder comunista Fidel Castro Rus, quien de pasadita censuró y se apropió de la T.V., la Radio, el Cine y la T.V., expropiando toda clase de Hoteles y todos los Restaurantes.
Se avecindo en México, exhibiendo un gran desempeño, hilvanando un rosario de 10 victorias al hilo, lo que lo facultó para disputar el Título Mundial Pluma  a Davey Moore, el 21 de marzo de 1963, en un combate pactado a 15 asaltos por la unificación de los lauros de la CBM y la AMC. En el 10º raund Ultiminio Ramos le propinó a Moore tres jabs rectos consecutivos a su costado izquierdo y por dos ocasiones lo mandó a colgarse de las cuerdas. Al término de la pelea Moore dio una entrevista y en el acto sufrió insoportable dolor de cabeza. Murió 75 horas más tarde, el 25 de marzo de 1963. Con ello vengó a su amigo “El Pajarito” Moreno, quien había sido vencido en un “descontón” de madruguete por el norteamericano, y quien le dio detalladas instrucciones a Ultiminio Ramos de cómo vencerlo.  



Luego de tan doloroso incidente, el segundo en su relampagueante carrera, “Sugar” Ramos sostuvo seis defensas éxitos de su Corona Mundial, derrotando entre ellas al peligroso japonés Mitsunori Seki, hasta que le tocó probar la resistencia, en la séptima defensa, de “El Zurdo de Oro”, quien lo derrotó en el 11avo raund, en la extinta Plaza de Toros de Cuatro Caminos (hoy en día Centro Comercial Toreo Parque), en agosto de 1964.
“Sugar” Ramos no buscó conquistar otra vez el cetro, aunque sostuvo 16 peleas más, de 1965 a 1972, con 10 victorias, 5 derrotas y un empate. Sui última pelea como profesional fue contra Cesar Cinda, perdiendo por KO. Se retiró a los 28 años de edad, luego de  haber conseguido todas sus metas deportivas. Dejó cuatro hijos, uno de los cuales se dedicó como “amateur” al boxeo en Cuba, ganando un “campeonato mundial” en 1974.  




III
En el Memorial Coliseum, de Los Ángeles, Saldívar realizó su primera defensa de la Corona Mundial Pluma, enfrentándose al invicto Raúl Rojas, quien tenía un record temible de 23 victorias y un solo empate. Saldivar terminó con el ojo derecho ponchado, pero le propinó una golpiza pavorosa en el último raund, suspendiéndose la pelea cuando Rojas era ya una piltrafa, venciéndolo por nocaut técnico siete segundos antes de que concluyera  el 15º round. 




Raúl Rojas (1941-2012) prácticamente terminaría, dos años más tarde, con la carrera profesional de Ricardo “El Pajarito” Moreno, derrotándolo consecutivamente por KO, en marzo y en junio de 1966, en el Olympic Auditorium de Los Angeles y luego en el Sports Arena, respectivamente. Raúl Rojas fue Campeón del Mundo, conquistando el Titulo Pluma de la AMB en 1968, al dejar Vicente Saldivar su trono vacante y enfrentar al colombiano Enrique Higgins, a quien venció por decisión en Auditorium Olímpico de Los Ángeles.
No pudo retener su cetro por mucho tiempo, al enfrentarse en ese mismo año de 1968, en el Memorial Coliseum al japonés Shozo Saijo en dos oportunidades, la primera de ellas sin disputar el Título Mundial, perdiendo en ambas ocasiones, trasmitiéndose esos combates en tecnicolor. El boxeador México-norteamericano Raúl Rojas, quien había tenido junto con sus hermanos un pasado gansteril, trabajó como estibador, siendo padre de dos hijas, Rebeca y Guadalupe. Confesó que de no haber sido boxeador habría terminado como sus hermanos en San Quintín, o en la cámara de gas. Terminó su carrera peleando y siendo derrotado por Ultiminio “Sugar” Ramos, Rubén Navarro, Yoshiaki Numata y Mando Ramos, con quien perdió el 10 de diciembre de 1970, dejando un record de 37-7-2, con 24 knockouts (KO), siendo promovido por Don Fraser. Se retiró ese año del box y murió a los 70 años de edad.[2]












IV
El 7 de septiembre de 1965, Vicente Saldívar expuso por segunda ocasión su título, en Inglaterra, ante al galés Howard Winston, al que le ganó por decisión. Venció a Floyd Robertson y luego al japonés Mitsunori Seki, el 7 de agosto de 1966, en La Plaza de Toros México, pero por lo cerrado de la pela los obligo a una revancha, celebrada el 29 de enero de 1967, en El Toreo de Cuatro Caminos, noqueando “El Zurdo de Oro” al oriental en el séptimo asalto. En 1967, en Cardiff, Gales, Inglaterra, volvió a enfrentarse con Howard Winstone quien, luego de visitar dos veces a la lona, perdió finalmente por puntos. En cada uno de esos primeros dos combates la prensa inglesa entrevistó copiosamente al peleador galo, quien con una toalla en la cabeza, a la manera de un monje mojado, intentaba explicar, inútilmente, su impotencia ante el pequeño púgil mexicano.
La trilogía ante el británico se consumó el 14 de octubre de 1967 en El Estadio Azteca. “El Zurdo de Oro” derribó a Winstone en los episodios 7 y 12. Además de aplicarle una humillante paliza, obligó a su manager, Eddie Thomas,       antiguo ex campeón welter europeo, a arrojar la toalla en ese último episodio. Vicente Saldívar tomó entonces el micrófono y ante más de 90 confusos espectadores anunció, sorpresivamente, su retiro, a los 24 años de edad, habiendo retenido el título por más de 3 años. 





Por su parte, Howard Winstone (1939-2000) se recuperó, ganando finalmente el Título Mundial por la CMB en enero 1968, al enfrentarse al japonés Mitsunori Seki, ganando en el noveno asalto. Para junio de ese mismo año peleó para defender su título con José Legara, perdiendo en el 5to raund, derrota tras de la que se retiró de los cuadriláteros a los 29 años de edad. Luego de ser entrenador de box murió en Inglaterra en el año 2000, a los 61 años de edad.   
Sin embargo, luego de 21 meses inactivo, en junio de 1969 Vicente Saldivar volvió a los encordados, reapareciendo ante el Campeón Mundial José Legrá, en el Fórum de Inglewood, California, ganando por decisión unánime, conquistando con ello el derecho de disputar el cinturón mundial al australiano Johnny Famechon. El combate se celebró en Roma, el 9 de mayo de 1970, ganando Saldívar por decisión unánime y convirtiéndose por segunda vez era Campeón Mundial Pluma. Solo hizo una defensa de su segunda corona, perdiendo lastimosamente con el japonés Kuniaki Shibata, quien le desfiguró el rostro. El réferi suspendió las acciones en el episodio 12, en un combate celebrado en Tijuana, Baja California, el 11 de diciembre de 1970.
El 15 de julio de 1971 se enfrentó en Los Ángeles, California, a Frankie Crawford, a quien le ganó decisión. Se volvió a  ausentar del boxeo por 15 meses, pero finalmente regresó, a la edad de 30 años, para pelear por tercera vez por el Título Mundial. La pelea se realizó el 21 de octubre de 1973, contra el excampeón de peso gallo Eder Jofre, quien tenía 37 años. El combate se celebró en Salvador, Bahía, Brasil. Jofre fulminó a Saldívar en el cuarto asalto, siendo su primer nocaut efectivo en toda su carrera. 










V
Vicente Saldívar murió de un paro cardiaco apenas a los  42 años de edad -luego de 12 años de haberse retirado. Si bien es cierto que Vicente Saldívar realizó en su carrera pocas peleas, dio muestras indudables de preparación y profesionalismo, siendo perfectamente manejado por su manager de siempre Adolfo “El Negro” Pérez. Sus claras virtudes fueron el profesionalismo, la disciplina, la técnica y el empuje en la combatividad, sin dejar de lado una inmejorable condición física.
Estuvo casado con la actriz, cantante y simpática vedette Malú Reyes Medel, de Torreón, Coahuila, con quien vivió en la Calle de Amores, en la Colonia Benito Juárez, engendró dos hijos con ella: Vicente y Samuel. 





El día 13 de abril del año 2016, la misma Malú Reyes realizó una defensa del gimnasio “Deportivo Vicente Saldívar”, el cual llevaba el nombre de “El Zurdo de Oro” desde 1981, año en que el gobierno de José López Portillo, junto con el maestro Hank González, lo donara al pueblo de México. En rueda de prensa seguida por el Esto, denunció que el gimnasio, que contaba con tres ring y que fue atendido por 28 años por el medallista olímpico Agustín Zaragoza. El deportivo, ubicado en la Colonia San Simón, cerca de La Portales, fue relegado a la Alberca Olímpica, reducido a un tapete azul de 6 x 6 metros., habiendo sido removido todo el personal para abrir otro espacio llamado “Soluciones”, mimo nombre que ostentan los camiones de basura en la Delegación Benito Juárez, el cual será dedicado en renta a eventos y fiestas privadas –como se estila hoy en día hasta con los muesos públicos. 



La guapa, decidida y valiente Malú Reyes denunció, ante el cariacontecido presidente de la CMB, Mauricio Sulaiman Saldivar, hijo y heredero del anterior presidente a perpetuidad de la comisión, José Sulaiman, que tan movimiento obedecía a un intento de relegar al olvido la memoria del gran campeón nacional Vicente Saldivar, quien puso el alto el nombre de México en el mundo entero, siendo su figura reconocida en Japón, Roma, Brasil y Estados Unidos.
VI
Se dice que en sus últimos años como pugilista Vicente Saldivar se  dio a la disipación y a la parranda, al relajamiento de las tensionas propias de su deporte, emulando el ejemplo de aquellos grandes ídolos que le precedieron, leyendas del ring como “El Chango” Casanova, “El Toluco” López o “El Pajarito” Moreno. Lo cierto es que experimentaba el clima de los tiempos, los Naigts Clubs, los Cabarets de moda, el ambiente de exaltada bohemia mexicana existencial que llegaba en esos años a su acmé, y en el que conoció a la que fue su esposa, la cantante y actriz Malú Reyes. Vicente Saldívar se sumaba así a la lista de famosos boxeadores que tuvieron romance con actrices de cine, como el caso reciente de “El Canelo” Álvarez con Belinda, o del propio “Pajarito” Moreno, quien se paseaba en su Cadillac con una hermosa criatura de cabellos dorados, que resultó ser Linda Evans, famosa actriz de T.V. de la serie “Dinastía” y reconocida modelo de revistas de colores variopintos. 








Época del Twist y del A Go Go, en que brillaban con luz electrónica las féminas del momento: las Hermanas Navarro, Maite y Pily Gaos, con temas como “Vuelve con Ella”, “Mi Novio Esquimal” y “Susy la Coqueta”, Queta Garay catando “Dominique”, Renata Flores, Julissa y Angélica María, compartiendo los escenarios con los Hermanos Carreón, los Apsons, Los Hooligans. Alberto Vázquez, Cesar Costa o Enrique Guzmán.
Malú Reyes esplendía en la radio con su canción más famosa: “Copetón”, que luchaba en la audiencia por imponerse a su rival masculino “Despeinada”. Por los años sesentas incursiono con éxito en el cine, primero con la película “Las Luchadoras contra el Robot Asesino”, y en 1967 con “Vírgenes de la Nueva Ola”. Repartió créditos en filmes como “Cuando los Hijos se Van” (1968)”Minifaldas con Espuelas” y “Mil Máscaras” (1969), “El Fiscal de Hierro (1985) y “Campeón” (1997), sumando en su cosecha del celuloide 31 películas, siendo la más aclamada de todas por la juventud “Buenos Días Acapulco”, de 1964, con Viruta y Capulina.
Por su parte, Gina Morett fue cantante y aun ejerce como actriz de teatro con la obra “Despellejado Chiles”. Filmó telenovelas como “El Escarabajo” (1983), “Mi Segunda Madre”, producida por Juan Osorio (1989), “La Malcriada” (2018). Como cantante sonaron sus piezas “Mi Novio se Quiere Casar” y “Sola”.

A.E.





Vicente Saldívar
Carrera

fecha

adversario
wld
últimos 6

resultado





64 2 4

Ginásio de Deportes Antonio Balbino, Salvador
L
KO




35 11 4

Olympic Auditorium, Los Ángeles
W
UD




31 2 2

Auditorio Municipal, Tijuana
L
RTD




56 4 6

Palazzetto dello Sport, Roma
W
UD




110 6 4

Foro, Inglewood
W
UD




59 4 0

Estadio Azteca, Ciudad de México
W
TKO




59 3 0

Parque Ninian, Cardiff
W
PTS




55 9 1

El Toreo de Cuatro Caminos, Ciudad de México
W
TKO




54 8 1

El Toreo de Cuatro Caminos, Ciudad de México
W
UD




32 11 4

Monumental Plaza de Toros México, Ciudad de México
W
KO




53 2 0

Earls Court Arena, Kensington
W
PTS




23 0 1

Memorial Coliseum, Los Angeles
W
TKO




16 7 2

Plaza de Toros La Luz, León
W
TKO




45 1 3

El Toreo de Cuatro Caminos, Ciudad de México
W
RTD




34 1 0

Plaza de Toros, Tijuana
W
UD




37 11 3

Ciudad de México
W
PTS




41 10 4

Ciudad de México
W
TKO




27 25 3

Cuernavaca
W
TKO




12 8 1

Arena México, Ciudad de México
W
TKO




32 17 1

Arena México, Ciudad de México
W
KO




14 2 0

Ciudad de México
W
TKO




21 13 3

Monterrey
W
KO




15 10 1

Los Mochis
W
KO




10 2 0

El Toreo de Cuatro Caminos, Ciudad de México
L
DQ




35 14 3

Matamoros
W
KO




19 6 1

Monterrey
W
PTS




14 8 1

Los Mochis
W
KO




19 13 3

Arena Coliseo, Ciudad de México
W
TKO




3 2 0

Ciudad de México
W
TKO




4 3 0

Ciudad de México
W
DQ




32 11 3

Matamoros
W
KO




0 3 1

Tuxtla Gutiérrez
W
KO




11 11 3

Huachinango
W
TKO




7 3 1

Acapulco
W
KO




0 0 1

León
W
TKO




18 15 0

Huachinango
W
PTS




11 11 2

León
W
KO




11 18 1

Oaxaca
W
KO




1 1 0

Oaxaca
W
KO




0 0 1

Oaxaca
W
KO








[1]
Sugar Ramos
55
7
4
40 KOs
4 KOs

ID global
12683
papel
Boxer
combates
66
rondas
454
KOs
61%

estado
inactivo
nombre de nacimiento
Ultiminio Ramos Zaqueira
nacido
1941-12-02
nacionalidad
Cuba
fecha de la muerte
2017-09-03 / edad 75
debut
1957-10-05
división
peso pluma
postura
ortodoxo
altura
5 '4½ "/ 164cm
alcanzar
68 "/ 173cm
residencia
lugar de nacimiento
Carrera

fecha

adversario
wld
últimos 6

resultado





6 3 2

Foro, Inglewood
L
TKO




19 4 0

Anfiteatro Internacional, Chicago
W
TKO




23 2 0

Olympic Auditorium, Los Angeles
re
PTS




36 5 3

Toreo de Monterrey, Monterrey
L
PTS




28 4 0

Olympic Auditorium, Los Angeles
L
Dakota del Sur




38 3 2

Olympic Auditorium, Los Angeles
W
Maryland




39 11 5

Veracruz
W
KO




35 7 2

Plaza de Toros El Toreo, Tijuana
W
TKO




24 10 5

Monumental Plaza de Toros México, Ciudad de México
W
KO




49 5 1

Estadio Hiram Bithorn, San Juan
L
TKO




47 5 1

El Toreo de Cuatro Caminos, Ciudad de México
L
TKO




34 4 5

Monumental Plaza de Toros México, Ciudad de México
W
UD




25 11 1

El Toreo de Cuatro Caminos, Ciudad de México
W
TKO




24 10 1

Plaza de Toros El Toreo, Tijuana
W
TKO




17 10 2

Plaza de Toros, Ciudad Juárez
W
TKO




37 25 1

Arena Coliseo, Acapulco
W
UD




25 1 0

El Toreo de Cuatro Caminos, Ciudad de México
L
RTD




31 10 4

Estadio deportivo de Accra, Accra
W
Dakota del Sur




42 5 1

Kokugikan
W
TKO




49 15 14

Olympic Auditorium, Los Angeles
W
UD




59 29 7

Los Mochis
W
TKO




23 1 1

Empire Pool, Wembley
W
TKO




40 6 4

Arena Mexico, Ciudad de México
W
UD




59 6 1

Dodger Stadium, Los Angeles
W
RTD




20 2 1

El Toreo de Cuatro Caminos, Ciudad de México
W
TKO




31 15 1

Ciudad de México
W
TKO




89 27 3

Plaza de Toros, Tijuana
W
KO




89 26 3

Arena Mexico, Ciudad de México
W
PTS




22 7 0

Olympic Auditorium, Los Angeles
W
TKO




40 4 3

Palais des Sports, París
W
PTS




11 3 0

Olympic Auditorium, Los Angeles
W
TKO




16 11 0

Puebla
L
DQ




54 22 5

Arena Coliseo, Guadalajara
W
PTS




29 7 2

Ciudad de México
re
PTS




29 6 2

Ciudad de México
W
Dakota del Sur




31 7 1

Arena Coliseo, Guadalajara
W
KO




24 5 2

Plaza de Toros, Tijuana
W
KO




33 5 1

Ciudad de México
re
TD




20 5 1

Estadio Juan D. Arosemena, Ciudad de Panamá
W
KO




24 3 1

Estadio Juan D. Arosemena, Ciudad de Panamá
W
TKO




17 8 3

la Habana
W
KO




23 2 1

Arena de Colon, Colon City
W
TKO




16 2 3

Coliseo Nacional, La Habana
W
KO




9 2 4

la Habana
W
TKO




16 1 3

Caracas
W
TKO




40 11 10

la Habana
W
PTS




5 5 2

Matanzas
W
PTS




34 13 5

Nuevo Circo, Caracas
re
PTS




7 5 1

la Habana
W
KO




57 11 8

Caracas
W
PTS




28 10 2

Coliseo de la Ciudad, La Habana
W
KO




18 6 1

la Habana
W
TKO




37 9 9

la Habana
W
KO




15 14 3

la Habana
W
KO




4 8 0

la Habana
W
KO




11 2 3

la Habana
W
DQ




debut

Coliseo de la Ciudad, La Habana
W
KO




17 8 0

Cienfuegos
W
KO




22 22 9

la Habana
W
PTS




1 3 0

la Habana
W
KO




3 7 2

la Habana
W
KO




1 7 0

la Habana
W
KO




4 9 1

Ranchuelo
W
KO




0 1 0

Arena Trejo, La Habana
W
KO




2 5 0

la Habana
W
TKO




debut

la Habana
W
KO



[2] Professional record Raúl Rojas


1963
Date
Opponent
Place
Result
+ Jan. 15
San Diego, United States
TKO 1
+ Jan. 22
Frankie Corpus
San Diego, United States
W 4
+ Mar. 8
Freddie Burris
Los Angeles, United States
KO 6
= Apr. 19
Julio Zuniga
Los Angeles, United States
TDraw 3
+ May 3
Frank Souza
Los Angeles, United States
W 6
+ June 6
Apolonio Reyes
Los Angeles, United States
KO 2
+ Aug. 16
Los Angeles, United States
KO 3
+ Sept. 5
Lucio Arreola
Los Angeles, United States
TKO 5
+ Sept. 26
Charley Robinson
Los Angeles, United States
KO 2
+ Oct. 10
Lalo Larranaga
Los Angeles, United States
TKO 7
+ Oct. 24
Ronnie Taylor
Los Angeles, United States
TKO 4
+ Oct. 31
Joe Jacobs
Los Angeles, United States
KO 1
+ Nov. 21
Sergio Gómez
Los Angeles, United States
W 10
+ Dec. 12
Julio Zuniga
Los Angeles, United States
KO 5

1964
Date
Opponent
Place
Result
+ Jan. 10
Los Angeles, United States
TKO 7
+ Feb. 18
North Hollywood, United States
TKO 5
+ Mar. 19
Pepino Pedro Morales
Los Angeles, United States
KO 1
+ Apr. 10
Los Angeles, United States
TKO 6
+ May 28
Los Angeles, United States
W 10
+ June 18
Danny Kid
Los Angeles, United States
W 10
+ Sept. 11
Los Angeles, United States
W 10
+ Oct. 13
Fidel Cruz
San José, United States
TKO 2
+ Nov. 12
Blackie Zamora
Los Angeles, United States
KO 6
+ Dec. 4
Los Angeles, United States
W 10

1965
Date
Opponent
Place
Result
- May 7
Los Angeles, United States
TKO by 15
World Featherweight Title

1966
Date
Opponent
Place
Result
+ Jan. 27
Los Angeles, United States
W 10
+ Mar. 17
Los Angeles, United States
TKO 3
+ June 3
Los Angeles, United States
KO 2
+ July 26
Arturo Vingochea
Sacramento, United States
KO 6
+ Aug. 24
San José, United States
W 10


1967
Date
Opponent
Place
Result
+ Feb. 9
Jerry Stevens
Las Vegas, United States
KO 2
+ Feb. 27
Oakland, United States
TKO 7
+ May 25
Los Angeles, United States
TKO 15
+ Sept. 14
Kang-Il Suh
Los Angeles, United States
W 15
+ Dec. 14
Los Angeles, United States
W 15
vacant California World Featherweight Title

1968
Date
Opponent
Place
Result
+ Mar. 28
Enrique Higgins
Los Angeles, United States
W 15
vacant WBA Featherweight Title
- June 6
Los Angeles, United States
L 10
+ Aug. 17
Eliseo Estrada
Ventura, United States
W 10
- Sept. 27
Los Angeles, United States
L 15
WBA Featherweight Title

1969
Date
Opponent
Place
Result
+ Apr. 1
Marcel Arias
Sacramento, United States
KO 10
+ Nov. 11
Rogelio Tulunghari
San Antonio, United States
TKO 7

1970
Date
Opponent
Place
Result
= Jan. 20
Sacramento, United States
Draw 10
+ Mar. 3
Leonardo Aguero
Los Angeles, United States
W 10
- Mar. 26
Los Angeles, United States
L 10
- July 9
Los Angeles, United States
L 10
- Sept. 27
Tokyo, Japan
KO by 5
WBC Super-Featherweight Title
- Dec. 10
Los Angeles, United States
KO by 6







Vicente Saldivar vs Sugar Ramos

Vicente Saldivar vs Raul Rojas

Vicente Saldivar vs Kuniaki Shibata



MALU REYES COPETON 1963

Malu Reyes Ritmo a Go Go

MALU REYES - EL INTOCABLE



Ya me Amole, Malu Reyes